Denuncia el robo de su BMW para encubrir a un amigo: hasta 6.000 euros y tres años de prisión por denuncia falsa
Cyl dots mini

Denuncia el robo de su BMW para encubrir a un amigo: hasta 6.000 euros y tres años de prisión por denuncia falsa

El coche supuestamente robado. Foto: EP

El detenido por la Guardia Civil presentó una denuncia por robo de su coche: se demostró que había sido una invención para encubrir a un amigo al que había prestado el vehículo y tras sufrir este un accidente del que huyó abandonando el turismo.

La Guardia Civil ha detenido en el alfoz de Burgos a un joven de 28 años cuya identidad responde a las iniciales D.L.F. por simular el robo de su vehículo para encubrir a un amigo al que le había prestado el vehículo y que tras sufrir un accidente al volante de éste, se había ausentado del lugar. Según ha informado el Instituto Armado, días atrás el joven presentó una denuncia ante la Guardia Civil por la sustracción del vehículo, supuestamente de madrugada, después de dejarlo estacionado frente a su domicilio.

 

La investigación desveló que en la mañana de ese mismo día se había se había presentado el denunciante en dependencias de la Policía Local de la capital burgalesa para saber si el vehículo de su propiedad podía encontrarse allí.

 

Las pesquisas llevadas a cabo, como resultado de dicha información, permitieron esclarecer el suceso, al quedar demostrado que todo fue una invención y que el denunciante prestó el vehículo a un amigo, quien sufrió un accidente de circulación de madrugada en la capital, ausentándose a continuación del lugar.

 

Al parecer, el titular del vehículo ya conocía toda la secuencia de los hechos cuando presentó la denuncia, por lo que ha sido detenido como presunto autor de un delito de simulación de delito. Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción Número 1 de Burgos.

 

Como recuerda la Benemérita, denunciar falsamente hechos que no han ocurrido conlleva consecuencias penales para la que se contemplan sanciones de hasta 6.000 euros y pena de prisión de hasta tres años, además de generar antecedentes procesales que pueden limitar durante años el acceso a un puesto de trabajo en la Administración.

 

Alertar con avisos inventados o falsos, detrayendo por tanto a las patrullas de sus cometidos asignados, pueden tener además "graves consecuencias" como alteración del orden público u obstrucción de la rápida y eficaz resolución de un incidente real acaecido.