Del mejor ventrílocuo del mundo a un cementerio civil: Las curiosidades del Campo Santo de Peñaranda

Cementerio de Peñaranda de Bracamonte

Wences Moreno Centeno está enterrado en el cementerio peñarandino, que aún cuenta con algunas sepulturas civiles con curiosas inscripciones en sus lápidas.

Los cementerios son lugares rodeados de misterio, de ese halo de historia, curiosidad y respeto que los convierten en lugares mágicos y muy atractivos para muchos. Y es que el turismo necrológico está en auge y son muchos los turistas que ya marcan en sus planos los cementerios de sus destinos.

 

Son estas unas fechas señaladas para visitar el Campo Santo para recordar a nuestros seres queridos, pero también son lugares para 'redescubrir' personajes históricos y anécdotas del pasado. Casí cualquier cementerio de la provincia alberga entre sus muros a personajes ilustres o son lugares llenos de curiosidades y el de Peñaranda de Bracamonte es uno de ellos.

 

Una de sus principales curiosidades es la conservación dentro de sus muros de un cementerio civil. Aunque durante mucho tiempo estuvo separado del resto por una tapia, hoy está plenamente integrado dentro del Campo Santo, aunque apenas quedan un par de lápidas de lo que fue un espacio para las sepulturas de las personas que no practicaban la religión católica.

 

Se trata de un espacio en el que los fallecidos han dejado para la posteridad curiosas inscripciones en sus lápidas contra el catolicismo y la religión. Son ejemplos de hombres republicanos o de diferentes creencias y contrarios a la religión católica.

 

Un espacio intramuros dentro del cementerio católico que puede pasar desapercibido pero que llama la atención de quien se acerca hasta allí. No obstante, no es la única curiosidad que puede encontrarse en el Campo Santo peñarandino. Y es que entre sus sepulturas también se encuentran personajes ilustres. Quizá el más destacado sea el conocido como el Señor Wences, que no es otro que Wences Moreno Centeno, el mejor ventrílocuo del mundo.

 

El Señor Wences nació en Peñaranda de Bracamonte en 1896, está considerado el mejor ventrílocuo español y es tío del también ventrílocuo José Luis Moreno. En los años 30 del pasado siglo emigró a América del Sur y, poco después a Nueva York, donde falleció en abril de 1999. Es uno de los españoles más famosos para los estadounidenses gracias a sus apariciones televisivas y en los mejores teatros norteamericanos, actuaciones en las que llegaba a utilizar hasta seis voces.