Del cementerio hasta Fonseca: Los fieles desafían a la lluvia y arropan al Cristo de la Liberación
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Del cementerio hasta Fonseca: Los fieles desafían a la lluvia y arropan al Cristo de la Liberación

La hermandad invitada este año ha sido La Borriquilla. 

Numerosos salmantinos han desafiado a la lluvia para acompañar en la noche del Viernes de Dolores al Santísimo Cristo de la Liberación, una talla del escultor Vicente Cid que ha podido regresar a las calles tras dos años de parón por la pandemia Covid-19.

 

No cabe duda que había ganas de volver a vivir este emocionante, serio y riguroso traslado. La Imagen, como ya ocurriera en años anteiores, ha salido envuelta en un gran plástico para no ser dañada.

 

 

El recorrido ha seguido su curso habitual desde el cementerio San Carlos Borromeo hasta la capilla de Fonseca junto a la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz. Acompañados por la Banda de Cornetas y Tambores del Amor y la Paz así como por la cofradía invitada, en esta ocasión, La Borriquilla. 

 

 

Y como es habitual también, ha estado escoltada por numerosos vecinos. Este traslado se ha convertido en uno de los actos populares más concurridos de la Semana Santa, ya que los espectadores pueden cooperar en el transporte de la talla durante un tiempo siempre que lo pidan.

 

Durante el recorrido se han realizado varias oraciones en algunas paradas, destacando la de la salida del Cementerio San Carlos Borromeo donde se ha guardado un minuto de silencio por todas las víctimas del coronavirus. 

 

 

La talla del Cristo de la Liberación es obra de Vicente Cid Pérez, en 1988, y muestra a Jesús yacente, que desfila sobre sencillas parihuelas con faldillas de terciopelo negro, un paso lúgubre y adecuado al dolor que representa la marcha.

Traslado del Cristo de la Liberación (Foto: T. Navarro)
Ver album

Comentarios

Pilatos 09/04/2022 10:02 #1
Medio periódico para la semana santa y Pilatos sin una reseña . No digamos de Herodes, Judas y compañia. ¡Ahh que son los malos!. La hoja parroquial ataca de nuevo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: