Del Álamo 'al natural' a un día de San Isidro: "Estoy donde debo estar"

El diestro salmantino estará presente tres tardes en la Feria de San Isidro (Madrid). Un triplete que se ha ganado a pulso tras ser uno de los triunfadores en 2017. 

Juan del Álamo, en La Alamedilla (Foto: Arai Santana)
Ver album

El diestro salmantino Juan del Álamo es el último triunfador de la Feria de San Isidro 2017. Así se lo han reconocido muchos jurados de la capital tras aquella merecida Puerta Grande que logró tras cuajar dos faenas para el recuerdo de los aficionados. Ahora, y con mente y cuerpo centrados en Madrid, este torero inconformista confiesa sentirse "motivado" ante las tres tardes que le tocará enfrentar en Las Ventas los días 14, 19 y 31 de mayo.

 

No para de hacer campo. En su tierra charra y también fuera de ella. Un entrenamiento duro y constante de la mano de un preparador físico sin dejar de lado el toreo de salón. Con el tiempo, su muletazo está adquiriendo la madurez y la naturalidad de las figuras. De la mano de sus nuevos apoderados, Mariano Jiménez y José Ignacio Ramos, nace una nueva relación que marca un punto de inflexión en su carrera, "están entregados a mi, a defenderme en los despachos", ha explicado.

 

Finalmente, y ante la situación que hoy por hoy vive la tauromaquia, es "optimista", aunque confiesa que la política debería implicarse más con el toreo. "Lo que se hace es una obra de arte, mágico. Mientras haya almas y sentimiento hacia el toro y el torero esto no se puede perder. Se perderá interés pero la fiesta en ese sentido sigue estando sana, a lo mejor lo que está alrededor es menor favorable, pero dentro del ruedo, toro y torero es lo más grande". 

 

            Juan del Álamo en Tribuna de Salamanca (Fotos: Arai Sánchez) 

 

-Va a hacer triplete en Madrid, ¿cómo lo lleva preparado?

-"Bien, con una preparación muy intensa del invierno, con el trabajo hecho de campo y entrenamiento, y sobre todo con la mente preparada para asumir compromisos tan importantes como lo es este". 

 

-¿Dónde se ha preparado? ¿ha matado muchos toros a puerta cerrada?

-"Bueno, en general en el campo. Este año he tentado muchos fuera de la capital debido al mal tiempo que ha hecho, pero en Salamanca he tentado mucho. Los entrenamientos son con un preparador físico, toreo de salón y campo".

 

-¿Siente que en Salamanca los ganaderos les ayudan lo suficiente a la hora de entrenar?

-"Si. Mi preparación siempre la enfoco en las ganaderías de Salamanca. Este año con el mal tiempo y la lluvia ha sido imposible y he tenido que tentar fuera, pero siempre me he sentido arropado por los ganaderos de Salamanca". 

 

-¿Por qué decidió cambiar de apoderado?

-"No ha habido ningún problema, me hacía falta dar un giro a mi carrera y eso fue lo que me llevó a tomar esa decisión. Creo que Rui Bento, mi anterior apoderado, me aportó cosas muy buenas como torero, pero al final de temporada me di cuenta que tenía que dar un giro a mi carrera, eso fue lo que me llevó a finalmente terminar la relación".

 

-¿Como va la relación con los nuevos apoderados?

-"Estoy muy contento, el trabajo está siendo bueno, como me gusta. Están entregados a mi, a trabajar para mi y a defenderme en los despachos que es lo que yo he defendido siempre y lo que me ha definido como torero". 

 

-Este año se quedó fuera de los carteles de Valencia y Sevilla, ¿cómo lo ha encajado? ¿cree que había hecho los méritos suficientes para estar en esas plazas?

-"Este año creo que si había hecho méritos, pero al final, son muchos factores los que se tienen que reunir para entrar en estas ferias y para ir agusto y no condicionado a algo que luego no te haga sentirte agusto o en las condiciones que debes ir. Todo esto creo que me ha frenado un poco el principio de temporada pero yo estoy feliz porque esas decisiones son tomadas con tranquilidad y siendo fiel a mi personalidad. Estoy en Madrid porque debo estar, por mi trayectoria, por la Puerta Grande del pasado año, y al final estoy donde debo estar: En las otras, Valencia y Sevilla, creo que lo merecía pero no hubo entendimiento".

 

 

-¿Las ganaderías con las que va a torear en Madrid están teniendo buenos resultados? ¿se siente cómodo?

-"Claro. De Alcurrucén no puedo hablar mal, todo lo contrario, tengo muy buenos recuerdos, y luego es una ganadería que conozco bastante. Las Ramblas es una ganadería con la que voy agusto, ha dado varios triunfos en Madrid a otros toreros y es un toro muy del gusto de Madrid. Finalmente, El Pilar es una ganadería extraordinaria, voy muy contento a Madrid". 

 

-Hablaba del triunfo en Madrid del año pasado, ¿cree que los aficionados le van a exigir?

-"Pues si. Es una plaza que conozco bien, será una de las que más he toreado, y luego una plaza que va muy ligada a mi trayetoria, me conocen bien. En este momento, es en el que más me van a exigir, no sólo por la puerta grande sino también porque ya me conocen. Creo que esa exigencia es necesaria en el momento en el que estoy, al final cuando eso mismo es también interior para poder crecer se lleva mejor. Son tardes de mucha responsabilidad, sabemos que es un escaparate que cuenta para muchas ferias". 

 

-Esa exigencia de la que habla, ¿un torero siente en algún momento haber realizado su sueño por completo?

-"A mi no me ha llegado. No sé si cuando llegas a ser figura del toreo tienes esa sensación... creo que no, uno siempre quiere ser mejor, buscar algo bueno y que al día siguiente sea más bueno todavía. Por poner un ejemplo, hace años pensaba que cuando abriera la Puerta Grande de Madrid se cumpliría un sueño, y una vez abierta, un año después, digo que es seguir, ha sido muy importante pero hay que ser regular y seguir creciendo, eso es lo que te hace estar ilsuionado día a día". 

 

-¿Cómo se presenta la temporada?

-"Bueno, a priori tengo cosas hechas. Este año más que ningún otro antes de San Isidro pero como en todos los toreros, Madrid es fundamental para cerrar ciertas ferias de renombre". 

 

-En lo que se refiere al difícil momento que vive la tauromaquia, ¿en Salamanca se sienten apoyados? ¿se han sentido 'agredidos' en una tierra donde predomina el campo por encima de todo?

-"A lo mejor el toreo de unos años para acá ha pasado a ser cuestión política, y en ese sentido hemos perdido mucho interés de cara a la sociedad. Desde mi punto de vista dentro de que el político busca votos, el toreo es algo que cada vez interesa menos. por ese lado si que he notado menos apoyo, y al final, por como está la sociedad sería necesario que la política se volcara más con el torero".

 

 

-Hace unos días el rector de la USAL suspendía la Cátedra de Tauromaquia, ¿qué le ha parecido esta decisión?

-"Un paso atrás y una oportunidad más a que los jóvenes vean el toreo como algo lógico, y eso perjudica a la fiesta. Quitar la oportunidad a los universitarios a conocer el toro dentro de lo normal, lo que tiene que ser".

 

-¿Cree que la profesión va a desaparecer a largo plazo?

-"No. En ese sentido soy optimista y quiero creer que esto va a crecer y va a ir a más. Lo que se hace es una obra de arte, mágico. Mientras haya almas y sentimiento hacia el toro y el torero no se puede perder. Podrá perder cierto interés pero la fiesta en ese sentido sigue estando sana, a lo mejor lo que está alrededor es menor favorable, pero dentro del ruedo, toro y torero es lo más grande". 

Noticias relacionadas