"Decenas de miles de familias rusas condenamos las acciones de Putin y simpatizamos con Ucrania"
Cyl dots mini

"Decenas de miles de familias rusas condenamos las acciones de Putin y simpatizamos con Ucrania"

El matrimonio formado por Anastasia Vedernikova y Alexei Kozlov, rusos exiliados en Zamora, se apunta a una lista para acoger en su casa a menores refugiados de Ucrania

Anastasia Vedernikova, rusa exiliada en Zamora. (Foto: Ical)

Anastasia Vedernikova, de 46 años, y su marido, Alexei Kozlov, de 40, vinieron a España con sus hijos, Timur y María, hace poco más de dos años, en busca de la libertad y la tranquilidad que no podían conseguir en Rusia, donde Kozlov quiso evitar ser encarcelado, tras haber participado en acciones de apoyo a Alexei Navalny, opositor a Putin.

 

Este matrimonio representa fielmente el sentir de quienes rechazan la invasión y la violencia y expresa su solidaridad con el pueblo Ucrania al apuntarse a una iniciativa surgida en Zamora para, en caso de ser necesario, acoger a menores ucranianos refugiados.

 

Los traductores a través de internet funcionan a la perfección y permiten sacar adelante la entrevista en ruso, con la ayuda de Timur, hijo mayor del matrimonio. Alexei se encuentra ahora mismo en Benidorm (Alicante), donde encontró trabajo, y responde a las preguntas de Ical con ayuda de la tecnología.

 

- ¿Cómo fue su salida de Rusia?

- (Anastasia Vedernikova) Tuvimos que fugarnos de Rusia porque había un gran riesgo de que metieran en la cárcel a mi esposo. Era peligroso quedarse allí y él vino a España en febrero de 2020 y pidió protección. Solicitó asilo en Málaga. Y allí estuvo esperando a que viniéramos. Un mes después, nos trasladaron a Zamora a través de un programa de ayuda de Cruz roja. Y aquí vivimos un año y medio.  También estuvimos en Salamanca y Madrid. Los niños y yo pudimos venir a final de agosto de 2020. Mis padre viven en Ekaterimburgo y la madre de Alexei es de la región de Moscú. No hemos podido volver porque es muy peligroso.

 

(Alexei Kozlov) Lo que sucedió en Rusia fue la destrucción de la oposición, la destrucción de los disidentes que no están de acuerdo con Putin y su régimen.

 

"Putin es el enemigo de su propia gente"

 

- ¿Cómo valoran la figura de Alexei Navalny?

- (A. K.) Personalmente, Alexey Navalny es un modelo de decencia, honestidad y coraje. Es el líder de la oposición en Rusia. Sus investigaciones sobre la corrupción de Putin y su séquito y su postura irreconciliable hacia el régimen antipopular de Putin no podían quedar sin consecuencias. Intentaron matarle. Fue envenenado con el veneno de combate ‘Novichok’. Gracias a Dios, Alex sobrevivió. Después de su envenenamiento por los servicios secretos rusos, fue tratado en Alemania y regresó a Rusia. Sabía que, si regresaba a Rusia, sería arrestado pero volvió, de todos modos, Es un hombre muy valiente, un verdadero líder y, ahora, está en Rusia en prisión, ilegalmente. Su sede del fondo contra la corrupción fue prohibida y Putin declaró extremistas y terroristas a todos los que cooperaron con ellos. Hay una caza en Rusia para todos los que tenían que ver con Alexei Navalny. Son arrestados y encarcelados durante muchos años. Putin es el enemigo de su propia gente.

 

- ¿Qué pensaron cuando Rusia invadió Ucrania?

- (A. V.) Fue un shock para nosotros. Estamos en contra de la guerra y todos nuestros seres queridos, también. Creo que nunca podré superar completamente el dolor que ahora sienten los ucranianos en su corazón. La gente sufre y muere. Militares, niños... Ninguna situación económica y política puede justificar la guerra. Los políticos deben poder negociar, ceder y buscar compromisos pero no desencadenar guerras, matar a los vecinos y sustituir a su propia gente. Después de esta invasión, los ucranianos no se recuperarán pronto. Y, por supuesto, su odio hacia los invasores no desaparecerá durante mucho tiempo. Para nosotros es muy importante que los ucranianos sepan mi esposo, mis hijos, yo y decenas de miles de familias rusas condenamos las acciones de Putin y simpatizamos con Ucrania. Ahora lo principal es no dejar que el odio gane a lo humano en nuestros corazones. En las redes sociales he leído que en algunas escuelas de España ha comenzado el bullying a niños rusos. Espero que esto no sea así.

 

- ¿Qué información llega al pueblo ruso sobre la invasión?

- (A. K.) Debido a la propaganda en todos los medios controlados por Putin, los ciudadanos rusos no reciben información objetiva y veraz. Por lo tanto, la gente en Rusia no tiene una idea correcta de lo que está sucediendo. Ahora, muchos temen a Putin, debido a la represión. Tienen miedo de decir la verdad e ir a los mítines. Ahora, debido a la guerra en Ucrania que Putin comenzó, algunos ciudadanos sensatos de Rusia están tratando de ir a mítines contra esta guerra y en apoyo de Ucrania. Pero en los últimos días, alrededor de 7.000 personas han sido arrestadas en Rusia, solo por ir a una manifestación contra la guerra. Por ejemplo, el 1 de marzo, en Moscú, la policía detuvo a dos mujeres y cinco de sus hijos de siete a once años, que fueron a depositar flores en la Embajada de Ucrania en señal de duelo. Ellos, junto con los niños, fueron llevados a un centro de detención. Estas personas se enfrentan a una sentencia, a ir a prisión, pueden ser despojadas de sus derechos parentales y quitarles a sus hijos. Muchos temen a Putin, pero también hay quienes lo apoyan. Mi familia está en contra de Putin y sus acciones. Putin debe ser juzgado en un tribunal internacional como un criminal de guerra.

 

"Si en Rusia se enterasen de que apoyamos a Ucrania en esta guerra, nos amenazarían, como mínimo, con la cárcel".

 

- ¿Temen represalias por haber dicho lo que piensan si regresan a Rusia?

- (A. V.) Solo podremos volver a Rusia cuando esté sin Putin. Si en Rusia se enterasen de que apoyamos a Ucrania en esta guerra, nos amenazarían, como mínimo, con la cárcel. Las personas que ahora asisten a mítines contra la guerra y contra el poder de Putin son encarceladas y emprenden acciones penales contra ellas.

 

- ¿Hablan mucho con la familia?

- (A. V.) Hablo con mis padres todos los días a través de WhatsApp. Por supuesto, ahora hablamos mucho sobre la guerra. Nos cuentan lo que está sucediendo en Rusia. Hoy, mi madre dijo que cada vez hay más llamadas a la paz. Estuvieron en España a principios de otoño pero no sabemos cuándo podremos abrazarlos de nuevo.

 

- ¿Por qué quieren acoger niños ucranianos?

- Los niños no tienen nacionalidad. Cada niño debe tener padres. En su día, planeamos adoptar a un niño de un orfanato en Rusia pero no tuvimos tiempo. Si lo conseguimos en España, sería genial. Vi un anuncio en uno de los grupos sociales e, inmediatamente, me puse en contacto con mi esposo. Hablamos con nuestros dos hijos y decidimos que este es el destino. Lo que tenemos que considerar ahora es el asunto del dinero. Mi esposo acaba de conseguir un trabajo y yo estoy buscando porque, ahora mismo, no tenemos otras fuentes de ingresos.

 

- ¿Qué explican de la situación a sus hijos?

- (A. V.) Tratamos de no mezclarles con la política. Es una esfera para adultos. Nuestros hijos recuerdan a menudo a los abuelos, que permanecieron en Rusia. No queremos que nuestros hijos olviden su patria, la literatura rusa ni el idioma ruso pero sí que vivan en un país democrático y libre. Me parece que ya se han enamorado de España. María ya tiene amigas en Zamora y Timur está muy ocupado estudiando. Quiere ser profesor. 

 

"En un futuro cercano, no vemos perspectivas en Rusia para nuestra familia. La dictadura influyó mucho en la conciencia de muchos rusos".

 

- ¿Esperan que puedan llegar a vivir en Rusia?

- (A.V.) En un futuro cercano, no vemos perspectivas en Rusia para nuestra familia. La dictadura influyó mucho en la conciencia de muchos rusos. Para cambiar la cosmovisión de una persona e inculcar los valores democráticos haría falta más de una década. Nosotros estamos muy agradecidos a España. Aquí nos sentimos libres. Ahora, estamos aprendiendo a volver a creer en la gente. Hay muchas personas que nos han ayudado durante este tiempo. Estábamos en el programa de la Cruz roja. Y vecinos, profesores de español, vendedores de fruta… todos nos trataron con amabilidad. Es muy agradable.

 

- ¿Qué recuerdan de la época en la que existía la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas?

- (A. V.) Recuerdo que mi infancia fue despreocupada en la época soviética. Las personas eran más amables unas con otras en la Unión Soviética. Todos vivíamos en la misma pobreza y no nos importaba la cuestión de las nacionalidades. No sabíamos quiénes eran los oligarcas e, incluso, no podíamos ni imaginar que Rusia sería considerada como un país agresor. 

 

- (A. K.) Yo nací en 1982, unos años antes del colapso de la URSS. De los recuerdos, puedo decir que, cuando estuve en Moscú con mi abuela, fue en agosto de 1991, cuando las fuerzas democráticas en Rusia ganaron y cuando intentaron derrocarlas. Entonces, todos salieron en defensa del nuevo presidente Yeltsin y la democracia ganó. ¡Nos alegramos! Recuerdo haber dibujado la nueva bandera de Rusia, la tricolor, y la puse en las ventanas para que todos vieran que apoyábmos a la nueva Rusia. En la URSS tardía, recuerdo los problemas con la comida en las ciudades. No había nada en las tiendas. Vivía en una pequeña ciudad, cerca de Moscú, a unos 100 kilómetros de distancia. Y tuvimos que ir a Moscú, donde vivía mi abuela y comprar comestibles allí para llevarlos a casa. En general, mi familia sufrió mucho durante la época soviética. M bisabuelo era un sacerdote y tenía ocho hijos. Las autoridades soviéticas lo condenaron a ser fusilado solo por predicar en la iglesia. Miles como él fueron asesinados en 1937. Mi abuelo, su hijo, fue declarado hijo del enemigo del pueblo y enviado a la cárcel durante diez años. Solo porque no dijo en la reunión que renunciaba a su padre. El abuelo estaba en una prisión lejana en el norte y regresó enfermo de allí. No quiero el regreso de la URSS.

 

"Seguimos adaptándonos y cada día es más fácil comunicarnos. Los zamoranos no me parecen cerrados".

 

- ¿Qué es lo que más les gusta de Zamora?

- (A. V.) Las personas. Cuando nos mudamos a Zamora, nuestro psicólogo dijo que las personas en Zamora son duras y menos emocionales que, por ejemplo, en el sur de España. Pero nosotros mismos somos así. Todas las dificultades que tuvimos se asociaron con un conocimiento insuficiente del idioma. Ahora seguimos adaptándonos y cada día es más fácil comunicarnos. Los zamoranos no me parecen cerrados. Al contrario, se preguntan por cómo vivimos, cómo aprenden nuestros hijos y preguntan sobre las perspectivas de futuro. Cuando estudiamos en cursos profesionales, todos buscaban ayudarnos y explicar algo. Me gustan los zamoranos y espero que sea mutuo.

 

- ¿Es suficiente con la ayuda por parte de la Unión Europea y las sanciones impuestas?

- (A. K.) La ayuda militar y humanitaria a Ucrania es muy importante. La Unión Europea debe imponer duras sanciones a Putin y su entorno y a los propagandistas de los medios de comunicación. Todos los países civilizados del mundo deben hacerlo. Hace más de un año, Alexei Navalny publicó una lista de aquellos que pertenecen al entorno de Putin. Creo que estos datos con los que cuenta la Fundación Anticorrupción ayudarían a identificar a las personas detalladas en el entorno de Putin. En 2008, por orden de Putin, las tropas atacaron Georgia y la dividió. En 2014, ocupó Crimea y se salió con la suya. Ahora sus manos están ensangrentadas y tiene que responder por eso.

 

- Con las amenazas de Putin y hasta un ataque a la central nuclear de Zaporiyia, ¿piensan que hay riesgo de guerra nuclear?

- (A. K.) Putin no desatará una guerra nuclear porque quiere vivir y gobernar Rusia durante mucho tiempo. No quiere morir. Teme mucho que alguien pueda infectarlo con el coronovirus y, debido a esto, no permite que nadie se acerque a menos de diez metros. No obstante, ahora, las tropas rusas están en Bielorrusia, un estado limítrofe con Polonia. También hay un contingente de tropas en Moldavia, vecino de Rumania. Ya está cerca de estos países. No estoy hablando de Kaliningrado. Esta región está llena de armas dirigidas contra Europa. Me parece que Putin está loco y no sé si puede llegar a cruzar sus fronteras. Espero que esto no suceda.