De Salamanca 'a tierra a la vista': así se gestó el descubrimiento de América

EUROPA PRESS

El almirante Cristóbal Colón pasó por Salamanca y su periplo a orillas del Tormes bien le pudo servir para llevar a buen puerto su arriesgado proyecto, el de abrir una nueva ruta de camino a las Indias.

El almirante Cristóbal Colón pasó por Salamanca y su periplo a orillas del Tormes bien le pudo servir para llevar a buen puerto su arriesgado proyecto, el de abrir una nueva ruta de camino a las Indias. Según cuentan los libros de historia, Colón ya llevaba años detrás de financiación para sacar adelante su aventura, incluso llegó a ofrecer este proyecto a Portugal, sin tener buenos resultados.

 

Fue entonces cuando centró sus esfuerzos en persuadir a la Corona española, para ello urdió el plan de convencer a Isabel la Católica, un propósito que no hubiese sido posible sin pasar por Salamanca. Era en la capital del Tormes donde estaba Fray Diego de Deza, un dominico que era confesor de la monarca. Y dice la tradición que con el propósito de ganarse su favor, a la hora de interceder por él ante la reina, llegó a Salamanca. Y fue en ella donde convenció al religioso, como llave de acceso a la financiación de los Reyes Católicos.

 

Según los libros de historia e información que recogen instituciones como Turismo de Salamanca o la Obra Social de EspañaDuero - propietaria del parque de Valcuevo, donde se hospedó Colón-, el marinero llegó en 1486 y se hospedó en el caserío que los dominicos tenían a unos ocho kilómetros de la ciudad.

 

Ese lugar de recogimiento eclesiástico es actualmente la Hacienda Zorita, donde una importante empresa bodeguera y de hospedería de alto nivel ofrece estancias, sesiones de masajes, catas de vinos y otros alimentos, y otros servicios relacionados con el descanso y la naturaleza.

 

En esa visita de Colón a Zorita, el avezado marinero paseó por el parque de Valcuevo, que está en el término municipal de Valverdón y que era propiedad entonces también de la Orden de Predicadores, actualmente es de la Obra Social de EspañaDuero. Allí disfrutó de las riberas del tormes y de un espacio natural lleno de encinas.

 

También, en su misión de Salamanca, el almirante pasó por la capital de la provincia. Estuvo en el corazón de la Universidad y de nuevo visitó a los dominicos, en el convento de San Esteban.

 

SALÓN DE COLÓN

 

En este lugar, en la plaza Concilio de Trento y cerca de la Gran Vía, está el 'Salón de Profundis', también conocido como 'Salón de Colón', que ha recuperado recientemente su imagen gracias a las tareas de rehabilitación llevadas a cabo por la orden y la Junta de Castilla y León.

 

Estas instalaciones recogieron en su momento uno de esos encuentros del navegante con el prior de la orden, Diego de Deza, para que intercediese ante los Reyes Católicos y le sufragasen su aventura a las Indias.

 

Ahora, este espacio ha sido recuperado para su uso y visita gracias a unos trabajos sobre la alfarjía y los arcos del salón, acometidos por los religiosos, y gracias a la inversión de la Consejería de Cultura y Turismo de Castilla y León, que se hizo cargo hace unos meses de restaurar los paramentos, pavimentos, carpintería e iluminación del espacio.

 

RECUERDO A COLÓN

 

Salamanca, más allá de su recuerdo al navegante en Valcuevo, la Hacienda Zorita o la 'Sala de Colón' en el convento de los dominicos, también le recuerda - como muchas otras ciudades- con una plaza que lleva su nombre, donde se erige una estatua con su figura.

 

Esa talla, de gran tamaño y que muestra al descubridor de las Américas con el dedo apuntando al frente, fue realizada por Eduardo Barrón e inaugurada en 1893 con motivo del cuarto centenario del descubrimiento del Nuevo Mundo.

 

Asimismo, en la Plaza Mayor de Salamanca, Cristóbal Colón también está presente, ya que entre los medallones que lucen en sus arcos se encuentra el suyo. Su imagen está en el pabellón de San Martín y fue esculpida por el vallisoletano Alejandro Carnicero.