De niño a adolescente: Livingo te ayuda en el cambio de cuarto

Ver a los más pequeños crecer a veces da miedo, pero supone cambios que muestran cómo los esfuerzos paternos han merecido la pena.

Uno de los momentos de inflexión tiene que ver con algo tan sencillo como cambiar su dormitorio. Mientras que era infante, los juegos, lámparas y espacios seguros eran una prioridad para que pudiera desarrollar, en las horas de juego, su imaginación. De ahí que suelen tener, sobre todo, espacios de almacenaje capaces de absorber todos los juguetes que se han ido acumulando a lo largo de los años.

 

Sin embargo, las necesidades de los adolescentes son distintas. Para comenzar, psicológicamente no quieren ver tanto juego o juguete en sus espacios personales y comienzan a dar paso a decoraciones más acorde con los ídolos deportivos, musicales o incluso con sus propias aficiones.

 

El estudio entra a formar parte de su vida, de sus responsabilidades y para ello también necesita un espacio que se dedique en exclusiva a ello, sin distracciones y pensando que cada vez irá pasando más tiempo en ese rincón según avance en su etapa escolar.

 

Encontrar el escritorio perfecto cada vez es más sencillo gracias a que hay una oferta muy variada capaz de hacer que la practicidad se una con los gustos y demandas de cada uno. Escritorios sencillos, escritorios elegantes o escritorios originales responden a cada tipo de personalidad para hablar también de quienes se sentarán delante de ellos para esforzarse con cumplir y conseguir sus sueños.

 

Basta echar un vistazo a páginas como  Livingo.es, donde se aglutinan los principales modelos de las marcas más conocidas del mercado y sector del mueble, para comenzar a decidirse por un tipo u otro de mesa. Aunque no lo creamos, de ahí saldrá el resto de la decoración.

 

Las horas que pase frente a él determinarán en buena parte su futuro laboral, de ahí que, su orden e incluso la silla que se elija es una de las decisiones que hay que valorar desde un primer momento.

 

Escritorio y silla ya elegido, será básico dejarle un espacio para ordenar sus libros, objetos personales e incluso sus imágenes favoritas a través de fotografías o pósteres.

 

Eso sí, cada vez hay más tecnología en la vida de los adolescentes, con lo que cualquier tipo de espacio destinado a la carga de dispositivos, ya sea a través de enchufes o incluso usb podrían ser un gran acierto de cara a tener menos cables a la vista y todo en orden.

 

Escuchar en este caso a los jóvenes que pasarán horas ahí es vital para dotarlos de un espacio en el que se sientan cómodos, seguros y, sobre todo, inspirados. De hecho, la tendencia última pasa por los papeles decorativos para una pared completa con imágenes que evoquen lo que más les pueda mover: estrellas, galaxias, playas, olas, ciudades… Aquí comienza su vida adulta. No se trata de dejar de soñar, sino de apoyar sus sueños.