De momentos buenos no se vive y Aquimisa Carbajosa no consiguió culminar una remontada que parecía imposible
Cyl dots mini

De momentos buenos no se vive y Aquimisa Carbajosa no consiguió culminar una remontada que parecía imposible

Aquimisa Carbajosa tiró de orgullo y jugó en positivo por primera vez un final apretado, pero de nuevo no culminó. Forzó la prórroga cuando iba perdiendo de nueve a falta de dos minutos y perdió por tan solo un punto. La maldición de jugar fuera de casa. 

Arturo en el banquillo vestido de largo y protagonismo tanto para Mulero como para Carlos Hidalgo en la dirección del partido. ¿Notaría el equipo la ausencia de su capitán, especialmente en ataque? De primeras sí, tardó el equipo salmantino en anotar hasta dos minutos y medio, cuando en un rebote ofensivo, algo en lo que el conjunto de Yeyo sigue siendo invatible, Jordan anotó sus dos primeros puntos, además de los de su equipo. Una vez encontrada la línea ofensiva, se perdió la defensiva y en tres ataques consecutivos anotando, Morón consiguió doblar al conjunto visitante en el marcador: 12-6. 

 

Fue un primer cuarto a rachas y oleadas. Vivo ante todo, pero con claras pérdidas para ambos conjuntos, aprovechadas especialmente por Aquimia Carbajosa que en cuanto comenzó a correr y con la entrada al partido de Alderete, redujo distancias hasta ponerse a tan solo tres puntos (17-14). Asimismo, enfrente estaba un Gallardo, que de los 19 puntos de su equipo había conseguido un total 10, manteniendo por delante a los suyos ante unas gradas que no dejaban de hacer ruido. Volvía a haber público en terreno andaluz. Final del primer cuarto (21-19) con la quinta marcha peusta de Aquimisa, subiendo la intensidad defensiva con la presencia interior de Illikainen y el descaro necesario en ataque. Todo ello, sin acertar desde la línea de 6,75.

 

Caída de miedo por parte de Jordan para comenzar el segundo parcial, poniendo además el empate en el marcador. Aquimisa Carbajosa no quería esperar a luchar a contracorriente durante todo el aprtido como ya sucedió en tierras andaluzas la semana pasada frente a Marbella. Quería dominar y no esperar a que fuera demasiado tarde. Qué importante se hizo el dominio del rebote en ataque para los salmantinos, que ante el bajo porcentaje en tiros de campo, encontraron su particular camino de hacer frente a los locales. Además, a Hidalgo se le ve cada vez más suelto en la pista y jugando bloqueos directos en los que Morón se cerraba demasiado, los salmantinos encontraban tiros exteriores solos. 

 

Sin embargo, lo que realmente mantenían vivo al equipo eran las acciones individuales, calidad de sobra por parte de Camara e Illikainen, que hicieron suyo el segundo periodo hasta poner a su equipo por delante (32-34). Justo después, dos triples consecutivos de Aquimisa Carbajosa, uno de Camara y el otro de Jordan, dieron la vuelta al marcador y pusieron al equipo visitante cinco puntos por encima (máxima renta hasta el momento para ellos). Descanso 36-39, tras canasta de Awana.

 

Parecía un partido, de nuevo, a pocos puntos, en el que cada relajación por parte de un equipo podía suponer un gran parcial en contra. Comenzó el tercer periodo con parcial local, empatando el partido a 43 y con un Awana (ni Illikainen, ni después Doudou, consiguieron frenarlo) que se crecía dentro de la zona. Con el acierto desde el exterior, consecuencia de los desajustes defensivos en el conjunto visitante, se puso por delante de nuevo Morón en el marcador. En apenas un minuto anotaron la mitad de los triples que en todo el partido: 51-48. 

 

Los nervios pesan y en un partido de auténtico infarto, las pérdidas fueron continuas. Lo tenía por momentos Aquimisa y volvía a dejarlo escapar, realizaba una gran defensa y tiraba un ataque precipitado en apenas segundos...Y así, el luminoso volvió a cambiar: 56-52 con diez minutos por delante. La buena noticia para los visitantes era que Awana, hombre del momento, salía de la pista con cuatro faltas personales. También es verdad, que había que parar a otro, Casero con 21 puntos, lideraba un ataque en el que tan solo dos jugadores de Morón llegaban a los 10 puntos. 

 

Según acabo el tercero, empezó el cuarto. Seguían los errores por parte de Aquimisa Carbajosa que no veía aro, ni tampoco futuro a sus acciones. Parecía mentira que Pablo Román ganara la partida a la Illikainen abajo, pero lo hizo. Subió el dominio del rebote de su equipo e incluso anotó seis puntos que subieron la distancia a siete puntos en el marcador. Aún así, Aquimisa Carbajosa consiguió frenar la intentona local, con un gran reciente incoporación que parecia llevar en el equipo toda la vida, ahora bien un triple que puso el 67 a 60 y dos tiros libres parecía un imposible. 

 

Pero en este partido todo parecía posible y el parcial, precisamente a traves de la línea de tiros libres fue devuelto por el conjunto a las órdenes de Yeyo, que tiró de orgullo en vez de agachar la cabeza. No finalizó bien su última oportunidad de ganar y el partido se fue a la prórroga con empate a 69. Eso sí, lo más difícil ya estaba hecho. 

 

Dos triples consecutivos de Jordan y un robo más canasta, alejaron en el luminoso a los visitantes en el tiempo añadido (72-77). Tocaba mantenerse y Carbajosa supo mantener la calma bajo la batuta de Carlos Hidalgo. No se precipitó, pero no resolvió y la pizarra tampoco funcionó. Final apretado con victoria local: 81-80. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: