De la euforia al desplome: así le ha ido a cada uno de los partidos políticos en Salamanca
Cyl dots mini

De la euforia al desplome: así le ha ido a cada uno de los partidos políticos en Salamanca

Los candidatos al Congreso por Salamanca de Vox, Unidas Podemos, PSOE, Ciudadanos y PP.

El triunfador, los ganadores, el gran perdedor, el empequeñecido, el resistente... Las notas de las elecciones generales en Salamanca.

Las elecciones generales de este domingo 10 de noviembre han supuesto un cambio notable en el panorama político de Salamanca, transformación en la que no todos los partidos políticos han salido bien parados. 

 

El triunfador: Vox. El partido de Santiago Abascal ha hecho buenos los pronósticos y se ha alzado con su primer diputado por Salamanca solo unos meses después de estrenarse con candidato. Vox se queda ese cuarto diputado que 'baila' desde hace unos años, y que antes había conseguido apuntarse Ciudadanos, por dos veces, aunque siempre de manera efímera. En pocos meses el partido de ultraderecha ha pasado de 26.631 votos a acumular 34.883 en toda la provincia, un 18%, lo que le convierte en tercera fuerza en Salamanca, adelantando a Ciudadanos y Podemos.

 

El ganador sin premio: PP. Los 'populares' han vuelto a ganar las elecciones y han ampliado su ventaja con el PSOE, de los poco más de mil votos de hace unos meses a más de 11.000. Sin embargo, esta brecha no le ha servido para recuperar el tercer diputado. El consuelo es que ha recuperado su primacía con un 34% de los votos, seis puntos más que en abril. Es una victoria clara, pero sin premio, y con algunas cifras preocupantes: ha ganado 7.000 votos, pero se ha quedado lejos de su egemonía de las municipales, cuando logró 82.000 votos, 25.000 más que ahora.

 

Resistencia: PSOE. Los socialistas venían del magnífico resultado de abril, cuando se quedaron a un millar de votos de ser la fuerza más votada en la provincia y ganaron en la capital. Ahora las 'aguas' electorales vuelven a su cauce habitual en la provincia. Eso sí, mantiene el diputado (David Serrada) y el escaño en el Senado (Elena Diego) que tenía, pero no tuvo opciones de ir a por el segundo. Pierde unos 2.500 votos, pero ha logrado más que en las últimas municipales.

 

Cada vez más lejos: Podemos. El partido de Pablo Iglesias nunca lo ha tenido fácil en Salamanca, pero cada vez que se acude a las urnas empequeñece. Con 13.357 votos ha perdido 3.000 en seis meses (16.575 logró en abril) y está ya casi en la mitad de lo que logró en su estreno en las generales en la provincia: en la doble cita de diciembre de 2015 y junio de 2016 superó los 25.000 votos, pero desde entonces no ha hecho más que bajar.

 

Ciudadanos: la gran debacle. El gran damnificado de estas elecciones generales. Normal que el ambiente en la sede fuera propio de un funeral, lo más parecido a las aciagas noches electorales que, hasta ahora, habían sido bastante ajenas a este partido. Los 16.682 votos obtenidos por su candidatura son la cifra más baja de todos los comicios en los que se ha presentado en Salamanca, tanto generales como municipales, a un mundo de los 43.580 votos que logró en abril; de hecho, está por debajo de los 18.161 de su 'estreno' en las municipales de 2015. El 8% del electorado los acerca a la irrelevancia y ¿a la desaparición? Difícil papeleta la de compaginar la mala situación nacional con la capacidad de decisión en Junta y ayuntamientos.

Noticias relacionadas