De estética a ética, Salamanca Memoria y Justicia pide una vez más la retirada del medallón de Franco

Asociación Memoria Histórica (Foto: T. Navarro)

Desde la Asociación salmantina continúan su lucha por la retirada del medallón de Franco de la Plaza Mayor por lo que argumentan razones históricas y artísticas para hacer cumplir la Ley de Memoria Histórica.

Siempre ha sido una relación difícil pero imprescindible la de la estética y la ética. "Es muy complicado hacer una buena historia del arte sin razonar la estética que transmite", explican desde Salamanca Memoria y Justicia, alegando una vez más la "retirada del Medallón de Franco por el dolor y las heridas que aún quedan abiertas en la capital y provincia", algo que, dicen, "sólo ocurre en una ciudad como Salamanca, somos el único país, España, donde hoy por hoy se siguen manteniendo símbolos de un dictador, ¿por qué no hay Mussolini o Hitler en Alemania?", se preguntan.

 

Josefina Cuesta, Catedrática de Historia Contemporánea, hn añadido además que no "queremos quitarlo a martillazos como ya el pueblo tuvo que hacer en otras ocasiones, sólo queremos que se cumpla la ley de forma pacífica", alegando numerosas razones artísticas e históricas para que se cumpla la ley de Memoria Histórica.

 

Intuyen que en la próxima Comisión de Patrimonio que tendrá lugar este lunes en el Ayuntamiento de Salamanca "finalmente el medallón continuará en su sitio a pesar de los muchos informes artísticos que ya se han tramitado". Para que se retire el voto debe ser unánime y "creemos que no va a ocurrir esto", por lo que dan una serie de razones por las que no debe seguir allí: La primera de ellas es que Franco "no pertenece a ninguna familia real por lo que no se entiende porqué sigue ahí, la segunda es que la Plaza Mayor es Bien de Interés Cultural (BIC) de modo que algo que fue incorporado a la misma 50 años después se puede retirar como ya ha ocurrido en los casos de Godoy o Carlos II y por último, expertos en arte como es el nieto de Huerta, el propio escultor del medallón, ni siquiera incluyen dentro del inventario artístico de su abuelo esta obra".

 

Finalizan dejando claro que no lo quieren "destruir" pero "hay piedras que hablan y hacen daño a todos aquellos que un día se vieron afectados por este dictador", así y en su lucha por la retirada del medallón avanzan que continuarán ejerciendo todas aquellas acciones que sean necesarias para que el "dolor" de los salmantinos se "termine de una vez". Consideran que el medallón debería estar junto a otros elementos dentro de una exposición en el Centro Documental de la Memoria Histórica.