De Arriba se juega una plaza en el Mundial 'a cara de perro' con lo mejor del 800 nacional

Álvaro De Arriba, en el centro de la imagen

Álvaro de Arriba se juega hoy en Valencia su última opción para acudir al Mundial. Necesita conseguir la mínima en una carrera organizada por dos de sus rivales, Reina y Marco, y que tendrá liebre y la competencia de otros ochocentistas.

Álvaro de Arriba se enfrenta este jueves a una auténtica prueba de fuego con un premio especial: el billete para su primer Mundial absoluto. El mediofondista salmantino se juega hoy su posible presencia en Pekín en una carrera montada por dos de sus rivales para lograr la única plaza vacante, con liebre y que es la última bala de los ochocentistas nacionales para lograr un puesto en la selección española. 'Territorio comanche' en una carrera a todo o nada en Valencia.

 

De Arriba juega con una pequeña ventaja, el haber sido plata en el último Nacional. Según el reglamento de la RFEA, los dos primeros del Campeonato de España tienen derecho a ir al Mundial siemper y cuando tengan la mínima; el campeón, Kevin López, es el único que la tiene. Y si el salmantino la lograra iría de cabeza a Pekín. El problema es que hay otros atletas que van a jugar sus cartas y que, si logran la mínima y el salmantino no la tiene, podrían ser seleccionados por la federación.

 

La ocasión para dirimir quién se lleva el gato al agua llega esta tarde (19.50 horas) en Valencia en una prueba con pinta de 'encerrona'. Es un control federativo de la delegación valenciana, compuesto por tres pruebas y que, a priori, no tenía trascendencia. Pero como la fecha límite para hacer la mínima es el día 10 de agosto y no hay más pruebas en el calendario, los implicados en la lucha por una plaza en el 800 han puesto toda la carne en el asador. Así, dos de los rivales del salmantino, Antonio Reina y Luis Alberto Marco, han convertido esta prueba en un asalto al Mundial. Ambos tienen mejor marca que De Arriba, pero no llegan a la mínima, y para intentarlo contarán incluso con una 'liebre', Alejandro Estévez, compañero de entrenamientos de Marco y que tratará de llevarles hasta el 500. Además, De Arriba tendrá que verse las caras con otros ochocentistas con opciones como David Palacio, bronce en Castellón y que también tiene sus opciones.

 

El objetivo es bajar de 1.46, lo que supondría marca personal para De Arriba, pero que es un nivel factible para el de La Fuente de San Esteban. Esta vez no valdrán las tácticas y el final explosivo del salmantino debe servir para rematar la marca ante rivales que llegan también en buena forma, especialmente Palacio y Reina.