De Arriba refrenda la mínima y se lleva por delante a Kszczot en la Golden League de Roma

Álvaro de Arriba y Manuel Olmedo, entrenando en la pista cubierta de Salamanca. Foto: F. Oliva

Álvaro de Arriba remata con un gran sprint una carrera de menos a más. Marca española de la temporada y mínima al aire libre, que refrenda la que ya tenía en pista cubierta.

Álvaro de Arriba ha dejado muy buenas sensaciones en su estreno en una prueba de la Diamond League, la 'champions' del atletismo actual, y en un escenario como el olímpico de Roma.

 

El salmantino se estrenaba este verano al aire libre en los 800 en una carrera llena de primeros espada y ha cosechado un gran resultado: sexto, segundo europeo, marca española del año, re-mínima (ya la tenía) y una demostración más de que con su poderoso sprint final se puede llevar por delante a cualquiera, incluso el impronunciable Kszczot.

 

La carrera de Roma contaba con una gran concurrencia, encabezadas por los africanos y con los mejores europeos, como el polaco pluricampeón de todo, el británico Langford, Amel Tuka... Había liebre prevista, el holandés Bram Som, que tenía el encargo de pasar en 50 segundo el 400. No ha cumplido y se ha esfumado la esperanza de una marca de relumbrón. 

 

Por delante, los africanos no han dejado opciones, con victoria para el keniano Wyclife Kinyamal, acompañado por sus compatriotas Rotich y Kitilit. Sólo el canadiense McBride pudo seguirles. El salmantino arrancó atrás (después reconoció que tácticamente había sido una mala carrera) y se mantuvo a la espectativa hasta desencadenar un sprint final en el que ganó tres posiciones para acabar sexto; en el último rush entró por delante de Kszczot al que, en cierto modo, le devuelve la 'pasada' que el placo le hizo en Francia este invierno.

 

Además del puesto y las buenas sensaciones, De Arriba se trae una marca interesante, 1.46:16, marca española de lo que va de temporada en el 800 y, además, mínima para el Europeo de Berlín. Ya tenía la marca clasificatoria, le valía la de pista cubierta, pero ahora la refrenda y se coloca en primera línea para encabezar el equipo español de medio fondo.