De Arriba piensa ya en un mitin para mejorar marca y mira de reojo al 'milqui'

Álvaro de Arriba, durante un entrenamiento en las pistas del Helmántico.

De Arriba se mantendrá en competición durante todo el mes de agosto para intentar mejorar su marca y bajar a 1.44. Además, empieza a fijarse cada vez más en los atletas de 1.500 metros, su próxima prueba.

Dieciséis del mundo y en semifinales en su primer Mundial. Este es el positivo balance de la participación de Álvaro de Arriba en Londres 2017, el mejor de los representantes españoles en el 800. La cita mundialista era el gran objetivo de la temporada y ya está en la hoja de servicios del salmantino, pero el atletismo no termina aquí. De Arriba va a estar activo hasta finales de agosto y seguirá en competición para intentar aprovechar el buen momento de forma previsto para este final de temporada.

 

Eso significa que, en los próximos días, buscará un mitin para intentar la marca personal. De Arriba la ha mejorado casi un segundo entero en el último año, hasta el punto de que la pasada temporada era el atleta número 67 del ranking mundial y ahora está en el puesto 30, a falta del final de temporada. Las opciones son dos. Por un lado, conseguir un sitio en alguna de las pruebas que quedan de la Diamond League: Birmingham (20 agosto), Zurich (24 agosto) o Bruselas (1 de septiembre). La otra es algún mitin fuera de la liga de diamante, pero con prestigio. Es el caso de Rieti, donde atletas españoles ya han conseguido grandas marcas años pasados en el 800; la cita italiana es el día 3 de septiembre.

 

Al margen de la mejora de la marca personal, De Arriba ya mira 'de reojo' a su próximo objetivo: el 1.500. Como desveló a TRIBUNA hace meses, el objetivo del salmantino es pasarse al 'milqui' a partir de 2020, ya que piensa dar por terminada su etapa en el 800 en los Juegos Olímpicos de Tokio. El salmantino se fija cada vez más en los atletas de la distancia superior y, de hecho, esperaba poder ver sus evoluciones en Londres, pero el programa de vuelos de la RFEA se lo va a impedir: vuela de vuelta a España el mismo día que empieza la competición.