De 'anti' a taurino por amor: "Lo que pensaba era una fantasía creada por gente ignorante"

Corrida de toros en Salamanca de Ponce, Castaño y Garrido (Fotos: Pablo de la Peña)

Convencido por su esposa, Patricio Gordon fue a una corrida de toros. "Las imaginaba como un acto diabólico y tormentoso. Son todo lo contrario", explica en una entrevista ofrecida a El Mundo.

¿Quién ha dicho que los antitaurinos y los taurinos no pueden convivir?. Pues algo parecido ha pasado en el inicio de la relación sentimental entre Patricio Gordon y su esposa, un antitaurino reconvertido por amor que ahora muestra con argumentos su pasión por la tauromaquia, en un reportaje de Lúcas Pérez en El Mundo.

 

"Todo lo que yo pensaba como antitaurino era una simple fantasía creada por los medios mal informados, la gente ignorante y otras personas que posiblemente tengan algún otro tipo de interés…", explica el joven después de  "notar en los aficionados mucho interés por el estado físico y mental de los toros, casi protegiéndolo además de admirarlo. Es algo que nunca olvidaré ya que cuando era antitaurino me imaginaba todo lo contrario, que antes de salir al ruedo los golpeaban, los dejaban en cuartos oscuros, no los alimentaban, los lastimaban y otra serie de maldades para que los toros salieran débiles al ruedo".