De 140 a 24.000 euros: la diferencia entre perder una oveja en un ataque de lobo en Ávila o en Madrid
Cyl dots mini

De 140 a 24.000 euros: la diferencia entre perder una oveja en un ataque de lobo en Ávila o en Madrid

Lobo

La justicia da la razón a los ganaderos que recurren las cantidades que paga la administración por la pérdida de una oveja o una vaca, multiplicando por 200 la compensación.

De sólo 140 euros en Castilla y León a los 24.000 euros que los juzgados han concedido a ganaderos en Madrid. Esta es la diferencia entre lo que supone perder una oveja por una ataque de lobo en dos comunidades limítrofes como las dos citadas, en las que el número de cabezas de ganado muertas por ataques del depredador es cada año muy elevado, pero que tienen un tratamiento diferente a pesar de su carcanía: la pérdida de un animal en Ávila puede valer hasta 200 veces menos que en Madrid. Al menos, así lo han sentenciado los juzgados.

 

Según publica el diario 'El Confidencial', la justicia ha empezado a dar la razón a los ganaderos que han recurrido a los juzgados para pleitear la cuantía de las compensaciones que paga la administración por la pérdida de ganado en ataques de lobo. Como ocurre con Castilla y León, la Comunidad de Madrid tiene establecido un baremo de cuantías en función del ganado y sus características. Los pagos oscilan entre entre 30-220 euros por una oveja y los 1.200 de máximo por ganado bovino. En el caso de Castilla y León, la orden para este año otorga cantidades entre los 75 y los 1.200 euros en función del tipo de animal. 

 

Sin embargo, la justicia ha obligado ya a la comunidad madrileña a pagar mucho más caro la pérdida de una cabeza de ganado por un ataque de lobo. Dos ganaderos de la sierra de Madrid reclamaron en el juzgado la cantidad que les correspondía pon haber perdido sendas ovejas. La Comunidad paga 120 euros si el ovino tiene entre seis meses y siete años. Dos juzgados han considerado en cambio que la Administración debe compensarles con 24.703 euros y 21.555 euros respectivamente, 200 veces más.

 

Según los datos de la Junta de Castilla y León, durante 2017 el número de ataques registrados fue similar al de 2016, con 1.563 por los 1.554 de un año antes. Pero lo más importante es que baja notablemente el número de cabezas de ganado que han sucumbido al lobo, que pasan de 2.900 a 2.384, que sigue siendo una cifra elevada.

 

La provincia más afectada con diferencia es Ávila, donde se han registrado casi la mitad de los ataques, con un total de 737 por los 616 del año anterior; es la única provincia donde suben junto a Segovia. Ávila es también la única provincia en la que aumenta el número de cabezas de ganado afectadas por los ataques. Han sido 764 por las 678 de 2016, en este caso, por el mayor número de ataques a ganado bovino.