David de Gea... ¿un flan?