Dardos del PSOE a Ganemos y el Ayuntamiento por las obras del parque de Garrido

Arturo Ferreras y Fernando Vegas, concejales del PSOE. Foto: De la Peña

Los socialistas reprochan a Ganemos que quieran 'colgarse la medalla' de las reivindicaciones sobre el proyecto del parking y parque de Garrido y defienden su postura de responsabilidad. Urgen al equipo de Gobierno a que acabe ya las obras y asuma las culpas por el retraso de más de dos años.

El grupo municipal socialista ha tenido esta mañana para todos y ha disparado sus dardos a Ganemos y el Ayuntamiento de Salamanca. Todo, en torno al proyecto del parking y parque de Garrido, que lleva un retraso enorme que se acerca a los tres años sobre la fecha prevista y en el que, consideran, ha quedado al descubierto la mala gestión del equipo de Gobierno.

 

Los encargados de 'disparar' han sido los concejales Arturo Ferreras y Fernando Vegas, que han escenificado el 'basta ya' que lleva barruntando el PSOE hace tiempo por lo que ocurre en el proyecto de la plaza de Garrido. Y lo que ocurre es que el proyecto está en su recta final cuando supera los 24 meses de retraso y, consideran, no gracias a las reivindicaciones de otro grupo de la oposición. Sin nombrarlo de manera explícita, ni siquiera a preguntas de los periodistas, el PSOE ha cargado contra Ganemos.

 

Fundamentalmente, les ha acusado de atribuirse el mérito de las presiones sobre el equipo de Gobierno y la vigilancia del proyecto de Garrido. "El PSOE mantuvo siempre que se hiciera sin coste adicional y en plazo, aunque esto último no se ha cumplido", ha dicho Ferreras. Ha recordado que no siempre fue ese el mensaje y la postura de Ganemos, y ha citado supuestos 'escraches' al presidente de la asociación Navega; y las protestas que, en su día, mantuvieron grupos de vecinos sobre el vallado del parque y el proyecto en sí.

 

Vegas ha insistido en que "aunque algunos grupos se quieran colgar todas las medallas la realidad es otra" y  ha asegurado que la postura del PSOE ha sido siempre la misma: estar al lado de los vecinos y actuar con lealtad institucional, pero manteniendo una actitud crítica con la mala gestión del equipo de Gobierno, los retrasos en la obra y la pretensión del alcalde de gastar 600.000 euros más, algo que se impidió por parte de la oposición en bloque.

 

En este sentido, Vegas ha recordado que el proyecto está en marcha desde junio de 2014 y que el proyecto se aprobó en octubre de 2015, y que tenía que haber estado terminado en once meses y 15 días, es decir, en julio de 2015. Desde entonces acumula 24 meses de retraso.