Dar voces por las calles de Salamanca a las 05.00 horas tiene 'premio': 300 euros de sanción

La Policía Local de Salamanca ha impuesto una sanción de 300 euros a dos ciudadanos extranjeros, I. A. P. y D. L. R., por incumplir la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia Ciudadana. Otra joven, denunciada por el mismo motivo.

Si alguna vez después de una larga jornada de fiesta tiene ganas de dar voces o dar lo último que le queda, no lo haga en plena calle, o al menos fíjese antes de que la Policía Local no está cerca. Y es que, los agentes sancionaron a dos ciudadanos extranjeros con 300 euros de sanción a cada uno por este mismo hecho. Igual que a otra joven por "gritar y vocear cánticos a elevado volumen en horario nocturno en la vía pública".

 

Al menos eso es lo que revela la Resolución Oficial, por el incumplimiento de la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia Ciudadana.

 

“Los Servicios Técnicos Municipales han elevado a esta Alcaldía los Informes emitidos por la Policía Local y el Técnico de Administración General del Servicio de Policía y Actividades Clasificadas, dejando constancia de la presunta comisión de una infracción de carácter leve contemplada en la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia Ciudadana e imputable a I. A. P.  y D. L. R. consistente en producir ruidos que alteren la convivencia, en cuanto cualquier otra infracción u omisión que vulnere lo dispuesto en dicha Ordenanza y no esté tipificada expresamente como una infracción grave o muy grave, en particular, gritar y dar voces a elevado volumen en horario nocturno, circunstancia acaecida y puesta de manifiesto por la Policía Local el día 20 de agosto de 2.017, a las 05,00 horas, en la calle Jerónimo Munzer, 69 de Salamanca, infracción que podría ser sancionada con multa de hasta 750 euros, según contemplan los artículos 13.1, 22.1.i y 23.1.a de la referida Ordenanza Municipal".

 

Por su parte, la denuncia de la joven tuvo lugar el pasado 6 de junio a las 02.57 horas en plena Plaza Mayor de la capital salmantina.

 

Finalmente, ante la ausencia de antecedentes, la multa quedó fijada en 300 euros.