Dani Sanz continúa luchando contra todo y busca batir el récord de España de 10.000 en mayores de 40 años

Dani Sanz

Dicen que para dedicarte al atletismo profesional, si no has sido bueno de pequeño no lo serás de mayor. Por otro lado, el segundo tabú del atletismo sostiene que trabajando es prácticamente imposible que llegues a competir con los más grandes.

Siempre hay una excepción que confirma la norma y alguien que se antepone a la lógica. En Salamanca, Dani Sanz, rompe con todos los tabúes y a pesar de que cuando empezó a correr con 13 años no destacaba, consiguió llegar a lo más alto con 27 y con trabajo.

 

Empecé a hacer deporte con seis años, me gustaban todos, era el típico que necesitaba estar haciendo algo y que nunca estaba parado. Hice judo, baloncesto, fútbol, ping pong, ajedrez… no paraba. En el atletismo empecé con 13 o 14 años y, a partir de ahí, vi que no se me daba del todo mal. Lo compaginé con el judo, pero hubo un momento en el que prácticamente no había niños y en el atletismo encontré más desafíos, viajaba más y me sentía libre.  

 

Primer tabú roto. Al primer campeonato de España que fui lo hice con 27 años, fue el que mejor me salió y en el que hice mi mejor marca personal.

 

Segundo tabú, también. Cuando empecé a ganar, al mismo tiempo estaba trabajando, lo que es un hándicap para entrenar, porque te quita tiempo y no lo puedes hacer de la misma manera. En el atletismo hay un momento en el que das un salto, estás en un momento de forma y de nivel intermedio y, de repente, subes y comienzas a ganar. Yo lo di a base de madurar, de observar los fallos y de aprender de ellos.


¿Llegaste a dejar el trabajo? Lo llegué a dejar más tarde, hubo un momento en el que estaba a un nivel muy alto, y claro, ir a campeonatos internacionales es muy difícil y requiere tiempo. Por eso, en primer lugar lo que hice fue pedir una reducción de jornada y, al final, decidí dejarlo por completo, el cuerpo me pedía intentarlo, tenía mucha ilusión y me fue bien. En ese momento,  fue cuando estuve por primera vez en la selección española y corrí la Copa de Europa de 10.000, fue en España y mi marca fue bastante buena. Además, quedamos campeones por equipos, fue perfecto. Tengo un recuerdo muy bonito en el pódium escuchando el himno, se te pone la piel de gallina.

 

¿Es muy difícil dedicarse por entero al atletismo? Ahora mismo del atletismo se puede vivir pero es muy difícil, durante el tiempo que lo practicas, pues igual sí lo puedes hacer. Pero no se ahorra dinero. Afirmar que puedes vivir del atletismo con la capacidad de ahorrar lo pueden hacer muy pocas personas. Yo podría vivir al día del atletismo, pero al final, de cara al futuro me tengo que buscar algo. El futuro es incierto después, en otros países como Italia, hay plazas de funcionarios reservadas a deportistas.

 

¿Y en España? En España faltan ayudas, al final tiras de ilusión y de ganas. Yo estuve a punto de ir a los europeos de Helsinki, me daban una buena beca por ir, e igual por eso es por lo que no fui, si se ahorraban esa beca pues mejor, es así de triste. En España es muy complicado, porque al final el fútbol tira mucho, es difícil que otro deporte salga. Se es muy exigente con el atletismo, o sacas medalla o no se valora. No se tiene en cuenta, que entre conseguir una medalla y un quinto o sexto puesto es un detalle de nada, la diferencia es mínima y esa diferencia muchas veces es por cuestiones ajenas a ti, como puede ser el tiempo o un catarro el día antes. Aquí falta cultura deportiva, que se miren otros deportes y que no se destaque por encima solo uno.

 

 ¿Y cómo se vive del atletismo?  Cuando eres pequeño tienes que ser muy bueno para poder conseguir becas. Después, cuando vas creciendo, a nivel de fondo puedes ganar dinero por otras vías. Aquí, la fundamental y la que ayuda a que siga habiendo atletas de fondo es la temporada de cross. Lo que se gana en esas carreras, está fijado en función de los resultados que hayas obtenido en pruebas anteriores, no hay una cantidad fija, sino que cada uno tiene a su manager y es él, el que consigue lo que te van a dar. Otra vía son las becas, pero hay que ser muy bueno para poder optar a ellas y, por último, están los clubes y patrocinadores. Además, también están las pruebas y carreras como la San Silvestre que tienen tradición de asfalto y tu premio es en función del puesto.

 

¿Esto genera competitividad entre vosotros? En el atletismo hay de todo, muchas veces nos ayudamos entre nosotros, pero también hay mucha competitividad, como lo haces para ganarte las habichuelas…Sin embargo, yo en Salamanca siempre me he sentido muy valorado por todos mis compañeros. Al final son los que te ven día a día y saben lo que trabajas, valoran tu esfuerzo.

 

Hablemos de nuestra ciudad, de Salamanca. ¿Hay evolución? En Salamanca ha habido varios años de sequía, pero antes, especialmente en los años 80 y 90 había mucho nivel. Ahora mismo hay gente muy buena. Además, tenemos a Álvaro de Arriba que es una figura que está tirando mucho. Los ha habido muy buenos a nivel nacional, pero que hayan destacado en un campeonato internacional, es el primero. Ahora mismo está Álvaro de Arriba a nivel absoluto y Mario García, que en junior nunca ha habido nadie como él.

 

Ahora has cambiado a las carreras de montaña y eres actual campeón de Castilla y León del kilómetro vertical. Busco alicientes. Desde pequeño me gustaba correr y subir cuestas, y me motivaba el hacer cosas diferentes. Es más táctico, tienes que controlarte más y es más imprevisible. Este año he ido por primera vez al Campeonato de España de kilómetro vertical en Cantabria, me tocó sufrir pero disfruté muchísimo.

 

Ahora entrenas por tu cuenta, ¿con qué objetivo? Me estoy preparando la temporada de cross de invierno. Mi objetivo principal es llegar al Campeonato de España que es en febrero, este año hay mundial y clasificarse es muy difícil, prácticamente nunca va un atleta que trabaje y que tenga 40 años. Hay gente que dirá que es imposible, y yo lo veo muy difícil, pero si estuviera al final de temporada luchando por meterme ya estaría contento. Quiero darlo todo hasta el final, si luego se cumple la lógica y no voy, pues he estado a cerca. Otro objetivo, es intentar batir el récord de los 10.000 m de mi categoría, de mayores de 40 años. Creo que lo puedo hacer. Ahora mismo lo tiene Chema Martín, leyenda del atletismo.

 

Rotos dos tabúes, ¿por qué no conseguir el tercero? No hay dos, sin tres.

Comentarios

Runner 08/09/2018 11:07 #1
Dani eres un crack!!!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: