Dani Martín: los valores de un deportista valiente

Daniel Martín, un gran apasionado del baloncesto, en la Plaza (Fotos: De la Peña)

Una atrofia del nervio óptico le dejó sin visión a los 3 años. Desde entonces su vida ha sido una carrera de superación y un ejemplo de coraje para todos los que le rodean. El martes recibe el premio 'Jorge D'alessandro' a los valores deportivos.

"Es una forma de decirme que la gente valora lo que hago cada día, es muy importante para mí", responde Dani a la manida pregunta del significado de premio Jorge D'Alessandro para él. Y lo hace, como todo, sin darse importancia. "Para mí es normal todo lo que hago, porque siempre he creído que adaptando las cosas todos podemos llevar a cabo cualquier actividad o en este caso, cualquier deporte", subraya.

 

"En la vida, lo que más me ha costado es sacar el Bachiller porque no me gustaba estudiar demasiado", reconoce Dani que a sus 23 años va a comenzar Magisterio con la ilusión de ser "profesor de música", aunque reconoce que su sueño de verdad es "ser periodista deportivo". Cuando le dicen que es difícil que cuente algo que no puede ver, Dani se pone serio por primera vez y asegura que podría "transmitir lo que siento, porque ya sé que no lo puedo ver. Además, puedo hacer entrevistas, para eso no necesito ver". Y, claro, te deja sin palabras. "Me gusta mucho contar historias y, además, el deporte".

 

dani ruben familia

Dani y Rubén junto a sus padres (Foto: De la Peña)

 

El amor por el deporte está claro: baloncesto, fútbol, tiro con arco, goalball, ajedrez, judo, ciclismo o paddle surf... todo lo ha probado y nada se le resiste. Quizá solo "el beisbol o el ping pong, porque son deportes con pelotas pequeñas y me parecen más difíciles".

 

Su vitalidad, optimismo e incluso cabezonería logró que hace un par de años convenciera a su profesor de paddle surf para que dejara la playa y se viniera al río Tormes con 14 ó 15 tablas. "Así pudo dar clases en Salamanca a muchos chicos", asegura de nuevo quitándose méritos. En su cabeza bullen muchas más ideas bajo ese mechón rubio que ahora se ha teñido porque "me dijeron que estaba de moda". Una de ellas logró convencer al Ayuntamiento de Villarino -y ya es el tercer año que lo hacen- de ofrecer una jornada de deporte adaptado el primer sábado de agosto a todos los niños de allí: Goalball, hockey o gimkanas adaptadas han sido un éxito en la localidad salmantina.

 

dani martin dani martin aviva dario tormes

 

Ahora, desde hace una temporada, su hermano Rubén -con su misma discapacidad- y él forman parte del CB Tormes como delegados en varios equipos: "Formar parte del CB Tormes, vivirlo desde dentro y no como un aficionado más, es genial. Estás en las buenas y en las malas, es algo que me gusta mucho", reconoce con su sonrisa sincera asomando una vez más.

 

Su objetivo ahora, sin embargo, va más allá: "Quiero superarme en tiro con arco y que se apunte más gente con discapacidad, porque de momento solo estoy yo en mi categoría en toda España. Quisiera que mi modalidad fuera paralímpica para ir a Tokio. Estamos luchando porque sea así. Sería muy bonito", asegura convencido.

 

Pero no todo ha sido un camino de rosas para Daniel, de hecho el salmantino se pone serio por primera vez cuando nombran los recortes en investigación: "Yo no tengo operación de momento que me devuelva la vista, pero si no hubiera tantos recortes en investigación, quizá sí se podría trabajar más en ello", asegura. 

 

¿Se necesitan más razones que justifiquen su premio a los valores deportivos? Sinceramente no. Ni Messi ni Cristiano tienen categoría de ídolos al lado de los hermanos Martín. Ellos sí son balones de oro en superación y coraje.

 

dani ruben