Cuidado con el pasajero que puede ser un 'ángel del infierno'