Cuestión de orgullo: El CD Guijuelo quiere morir matando y consigue su tercera victoria de la temporada
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

Cuestión de orgullo: El CD Guijuelo quiere morir matando y consigue su tercera victoria de la temporada

El equipo charro ganó en resultado y moralmente, pero no consigue ascender de posición en la tabla tras la victoria del Sporting B al Pontevedra (3-1). 

El CD Guijuelo quería su tercera victoria en casa y la segunda de esta fase. A pesar de las duras circunstancias y la dificultad que ello conlleva de cara a jugar cada semana, el CD Guijuelo debe morir matando, porque en el fútbol y teniendo en cuenta la situación actual nunca se sabe y si se puede rascar una mínima posibilidad de cara a posibles renuncias o ajustes de las ligas, debe ser la primera posible opción. Y así comenzó el encuentro frente al CD Covadonga

 

El resultado de la primera parte (2-1) es bastante confuso, ya que apenas hubo ocasiones de peligro, pero subieron al marcador hasta tres goles. Lolo Pla robó la cartera a la defensa asturiana y  batió al guardameta del CD Covadonga. Casi inmediatamente, el mismo protagonista forzó a Hugo Escobar, que evitó el segundo en menos de diez minutos. Seguidamente, el conjunto visitante, que apenas mantenía el control del balón consiguió forzar un penalti de Sarkauskas convertido por Javi Martón. Apenas dos ocasiones y dos goles. 

 

Por último, Manu Molina tras una gran acción individual, marcó el segundo par alos suyos, lo que permitió al equipo dirigido por Chuchi Jorqués irse a vestuarios por delante de manera momentánea, abandonando la penúltima posición de la tabla. Una victoria que a nivel de puntos poco cuenta, pero que quizás moralmente ayuda a acabar la temporada. 

 

Pasados los primeros 45 minutos, el Covadonga comenzó a ganar terreno a los verdes, hasta que Chuchi introdujo en escena los primeros cambios del partido, entraron Eizmendi y Zamorano por Miguel Fernández y Manu Molina. Algo de frescura que especialmente ayudó a frenar la intentona del conjunto asturiano, pero no consiguió recargar las pilas a un CD Guijuelo que salvó alguna acción individual de Zamorano no créo peligro en toda la segunda mitad. 

 

De hecho, las carencias no solo se veían en el plano ofensivo, sino también en el defensivo. La segunda mitad fue prácticamente del equipo visitante, pero el CD Guijuelo contó con más suerte y eficacia, consiguiendo redondear el marcador en el último segundo. Zamorano (de lo mejorcito de su equipo) por la izquierda, la despejó Escobar y el rechace se lo quedó Eizmendi, que lanzó al palo y el esférico acabó entrando. 

 

Parecía que el CD Guijuelo podría habe avanzado una posición, pero finalmente el Sporting B consiguió, inesperadamente una victoria frente al líder a domicilio, impidiendo dicho logro. 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: