Cuatro partidos de sanción a Kristian Álvarez por el codazo a Álvaro Romero en el derbi Salamanca CF-Unionistas

El aspecto de la cara de Álvaro Romero

Además la jueza impone una multa de 180 euros al club y 460 euros al jugador. El Salamanca CF puede apelar en un plazo de diez días. 

Con fecha 30 de octubre, la jueza de Comité de Competición de la RFEF ha resuelto suspender durante cuatro partidos al jugador del Salamanca C.F. UDS, don Kristian Omar Álvarez Nuño, en aplicación del artículo 97.1 del Código Disciplinario federativo, con multa accesoria en cuantía de 180 euros al club y de 460 € al futbolista, en virtud de lo previsto en el artículo 52 del mismo Código.

 

La Jueza toma la decisión después de la decisión de Unionistas CF de interponer un escrito impugnando la decisión arbitral del lance del juego del que se derivó la lesión de su jugador Álvaro Romero instando a la Jueza de Competición para que "adopte una decisión de más severidad, a efectos disciplinarios, que la adoptada por el árbitro".

 

Hay que recordar que en el acta del encuentro correspondiente a la jornada 7 de Liga que enfrentó en el Helmántico a Salamanca CF y Unionistas, lo que recogía el colegiado era: "Salamanca C.F. U.D.S.: En el minuto 61, el jugador (22) Kristian Omar Álvarez Nuño fue amonestado por el siguiente motivo: Golpear a un adversario con brazo, de forma temeraria, impactando en su cara en la disputa de un balón aéreo”. 

 

Además añadía: "Otras incidencias. Equipo: C.D. Unionistas Salamanca C.F. Jugador: Álvaro Romero Morillo. Motivo: Lesión: Pómulo derecho”.

 

Tras el recurso de Unionistas, Competición realizó traslado por escrito al Salamanca CF de la misma y las pruebas aportadas para que formulase alegaciones

 

Entiende esta Jueza, tal y como lo hiciese el Comité de Competición en aquel momento que se ha dado el “impulso procesal necesario para someter a revisión las consecuencias disciplinarias derivadas del estudio de los hechos”. No se discuten los hechos, que están por lo demás debidamente acreditados, sino las consecuencias disciplinarias de los mismos.

 

Según la resolución, la Jueza señala que: "Debe tenerse en cuenta, en primer lugar, la prueba videográfica aportada. El lance en cuestión sugiere una violencia por parte del jugador infractor cuyas consecuencias debieron ser previstas por aquel. El daño que finalmente se produce era previsible y evitable".

 

Añade además que: "No queda acreditado, sin embargo, en opinión de esta Jueza, el dolo o intencionalidad de la acción del jugador amonestado por el árbitro. Ello excluye que la acción pueda ser tipificada como agresión, puesto que el artículo 98 del Código disciplinario federativo exige el dolo en su apartado primero. Su ausencia, sin embargo, no evita el reproche disciplinario".

 

Dicho reproche debe ser el previsto en el artículo 97 del Código Disciplinario. En virtud de su apartado primero, “producirse de manera JUEZA DE COMPETICIÓN violenta con un adversario, con ocasión del juego, originando consecuencias dañosas o lesivas que sean consideradas como graves, por su propia naturaleza o por la inactividad que pudieran determinar, y siempre que no constituya falta de mayor entidad, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos”. Además de la lesión acreditada médicamente, ha quedado acreditado que el jugador se vio obligado por prescripción médica a no participar en la competición por un periodo aún por determinar.

 

Contra la presente resolución cabe interponer recurso ante el Comité de Apelación en el plazo máximo de diez días hábiles, a contar desde el siguiente al que se recibe la notificación.