Cuatro años de cárcel por abusar sexualmente de su compañera de piso borracha en la Nochevieja universitaria
Cyl dots mini

Cuatro años de cárcel por abusar sexualmente de su compañera de piso borracha en la Nochevieja universitaria

Celebración del Fin de Año Universitario 2019 en la Plaza Mayor. Foto: A. Santana

El condenado se aprovechó de que la joven, compañera de estudios, estaba ebria por haber bebido y la violó sin que ella tuviera conocimiento.

La Audiencia Provincial de Salamanca ha condenado a un joven a cuatro años de prisión por un delito de abuso sexual con acceso carnal hallándose la víctima privada de sentido. El condenado abusó sexualmente de su compañera de piso aprovechando que estaba borracha y sin conocimiento la noche de la Nocheviaja universitaria.

 

La justicia impone al acusado la prohibición de acercarse a la víctima a una distancia inferior a 250 metros, a su domicilio y cualquier lugar donde se encuentre y de comunicarse con ella por cualquier medio durante 4 años. Cumplida la pena de prisión recaída por el delito cometido, se impone al acusado la medida de libertad vigilada por tiempo de 3 años. Además, tendrá que indemnizar a su víctima con 245 euros por las lesiones, 2.000 euros por la secuela y 10.000 euros en concepto de daños morales.

 

Los hechos se remontan al 13 de diciembre de 2018, fecha de la conocida fiesta de la Nochevieja universitaria, cuando la víctima había salido de fiesta con otros compañeros. El exceso de alcohol la dejó muy afectada y sus compañeros la llevaron a su casa y la acostaron en su habitación. El condenado aprovechó la situación para penetrarla vaginalmente sin consentimiento de la víctima que estaba inconsciente por la ingesta de alcohol.

 

Después, el joven condenado contó a sus amigos que había mantenido relaciones sexuales con la víctima. Esta, a su vez, se despertó con dolor en la zona genital y hematomas en el pecho. Aució al Hospital Clínico para recibir asistencia y fue reconocida por el Médico Forense que apreció lesiones compatibles con penetración vaginal forzada. Como secuela le quedó trastorno por estrés postraumático del que ha sido tratada y que no ha revertido según la sentencia.

Comentarios

Ana 27/04/2021 21:02 #1
A ver si desaparece de una vez este botellón legal que lo único que produce son molestias y delitos. Asco de ciudad, que se escuda en los universitarios para producir está porqueria de fiestas.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: