Cuatro altas, una baja y mano tendida a Hidalgo que hará “crítica constructiva”

NOVEDADES. Checa, Martín Cilleros, José M. Fernández Mañueco y Manuel José Glez.
Teresa Sánchez

La Unión Deportiva Salamanca ya tiene nuevo consejo de administración. No hubo tantos cambios como los inicialmente esperados, o al menos no variaciones que vayan a producir un terremoto institucional, y sí cuatro caras nuevas. Emilio Checa, Juan José Cilleros, José María Fernández Mañueco y Manuel José González entran en un consejo en el que se mantienen finalmente Javier Hidalgo y Alfonso del Arco, además de Enrique Tristán, Francisco Hernández Castellanos y Sergio Pérez, y el propio Juan José Pascual. Carlos Adame es el único que no sigue.

La Junta comenzó con la comunicación por parte del asesor jurídico del club, José María Rozas, de que una serie de accionistas han decidido agrupar sus acciones para tener derecho a un miembro en el consejo. El paso dado por Juan José Hidalgo –inédito desde que se constituyó la Sociedad Anónima–, que ha sindicado sus acciones a las de Leopoldo Sánchez Gil y Eustaquio Andrés, le permite agrupar 10.006 acciones de las 79.707 que tiene la Sociedad Anónima y eso le da derecho a designar un representante que, a partir de ahora, será Javier Hidalgo. Posteriormente se expuso la propuesta de consejo de Pascual, que quedó aprobada. Tras la ratificación del segundo punto del orden del día llegó el turno para ruegos y preguntas, sin duda lo más interesante de la tarde.

El primero en tomar la palabra fue Javier Hidalgo que confirmó que el grupo que representa ha elevado una serie de preguntas al club –la mayoría sobre temas económicos–, que aseguró “han recibido una respuesta parcial”, además de comentar que esperarán a la próxima Junta como plazo para recibir las respuestas completas.

Posteriormente llegó el turno para los accionistas asistentes, mucho más participativos en la Juntas Ordinarias de años anteriores. Fue en ese instante cuando se produjo el único momento tenso de la tarde, ya que Hidalgo señaló que todo lo sucedido es fruto de las declaraciones producidas tras pedir su grupo ciertas respuestas económicas y la reacción del presidente de disolver el consejo. “No le gustaron esas cuestiones y su forma de solucionarlo es cesar a todo el consejo”. La respuesta de Pascual se centró en que el cambio es mínimo asegurando que Del Arco continúa porque “lo considero oportuno”, y respondiendo con un rotundo “seguramente sí” a la pregunta de si Juan José Hidalgo habría tenido algún representante en el consejo si no hubiera sindicado sus acciones. “No soy quién para decir méritos de esta Junta o deméritos de otra”, respondió ante quien aseguró que la deuda histórica del club tiene un responsable mientras otro de los accionistas, Enrique Rodríguez recordó: “Culpable de eso somos todos, que aprobamos todas las cuentas”. Fue él mismo el que solicitó en nombre de los accionistas que se busquen las fórmulas de reconducir la relación Hidalgo-Pascual, a lo que el presidente respondió: “Yo tiendo la mando”, mientras Javier Hidalgo aseguró que el grupo que representa “quiere lo mejor para el club y el hecho de que estemos en el consejo es para realizar crítica constructiva”.