Cuánto cuesta y cómo funciona Champix, el primer medicamento con receta para dejar de fumar

Champix

El medicamento, primero del sistema público para dejar de fumar, está pensando para fumadores crónicos, requiere de una gran determinación y es un tratamiento largo.

Dejar de fumar es profundamente beneficioso para la salud. Casi desde el primer minuto en que decidimos no volver a encender un cigarrillo estamos generando beneficios para nuestro organismo, pero para conseguirlo a veces hay que recurrir a ayudas médicas. Ahora el Ministerio de Sanidad va a incluir en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud por primera vez un medicamento para dejar de fumar, que podrá ser recetado tras un nuevo protocolo en los centros de asistencia primaria. El candidato es Champix, un medicamento que ya estaba presente oficialmente en algunas comunidades como medicamento con receta y ahora lo estará a nivel nacional. Pero, ¿qué es y cómo funciona?

 

Champix es un tratamiento de 12 semanas que se administra por vía oral en forma de comprimidos. Es el único medicamento que está indicado para la desabituación tabáquica. La eficacia de este fármaco en la deshabituación tabáquica se basa en el efecto de la vareniclina, que actúa bloqueando de forma parcial los receptores de la nicotina, para aliviar los síntomas del deseo compulsivo de fumar y de la abstinencia, al tiempo que produce simultáneamente una reducción de los efectos gratificantes de este hábito. Según los usuarios, reduce un 40% las ganas de fumar. El tratamiento está pensado para fumadores crónicos y, de hecho, las autoridades sanitarias consideran que solo 70.000 pacientes al año serán recetados con Champix.

 

 

Cómo funciona

 

El paciente debe fijar una fecha para dejar de fumar para empezar a tomar el medicamento 1-2 semanas antes de esta fecha. La duración del tratamiento es de 12 semanas, con algunas puntualizaciones. En los pacientes que al final de las 12 semanas hayan conseguido dejar de fumar con éxito, puede considerarse un tratamiento adicional de 12 semanas más a una dosis de 1 mg dos veces al día para el mantenimiento de la abstinencia.

 

En el caso de los pacientes que no puedan o no estén dispuestos a dejar de fumar de forma abrupta, debe considerarse una estrategia de abandono gradual del tabaco ayudada con el medicamento. Los pacientes deben reducir el consumo de tabaco durante las 12 primeras semanas de tratamiento y dejarlo al final de dicho periodo de tratamiento. A continuación, los pacientes deben seguir tomando el medicamento durante otras 12 semanas durante un total de 24 semanas de tratamiento.

 

 

Cuánto cuesta

 

Actualmente, Champix puede comprarse por 110 euros la caja que incluye el tratamiento para un mes; para completar las doce semanas de tratamiento hacen falta tres. Según el ministerio, como medicamento estará financiado siempre y cuando haya sido recetado. El coste para las arcas públicas no está calculado, aunque solo el 3% de los fumadores llegará a usarlo: unas 70.000 personas al año según autoridades sanitarias.