¿Cuánto cuesta morirse en la ciudad de Salamanca?

Ver album

Un estudio llevado a cabo por la OCU revela que morir sale muy caro en la capital del Tormes, con una media de 1.037 euros por fallecimiento.

En la mayor parte de España los cementerios son de responsabilidad municipal. Y en muchos casos son los grandes responsables de la elevada factura que deben pagar los usuarios cuando hay un fallecimiento. Desde luego, en el coste de un entierro, el precio del cementerio marca diferencias.

 

Pero, ¿cuánto cuesta morirse en la ciudad de Salamanca? Pues, a tenor de los datos ofrecidos por la Organización de Consumidores (OCU), fallecer en la capital resulta muy costoso, en concreto, solo 3 ciudades son más caras que Salamanca. Así, para el funeral habrá que desembolsar 1.037,27 euros, mientras que en Sevilla, León y Madrid (ciudades más caras) habrá que pagar 1.068,27, 1.194,11 y 1.822,25, respectivamente.

 

Así, la OCU ha comparado, en 29 grandes ciudades del país, las opciones más económicas que habría que pagar por el servicio más básico y sencillo de inhumación. Basta echar un vistazo a la tabla para ver las enormes diferencias que precio entre ciudades: en ella se recoge el coste del servicio de inhumación en nicho por el periodo mínimo de concesión (al menos 5 años).

 

ESTO ES LO QUE CUESTA MORIRSE EN ESPAÑA:

 

Ciudad Euros 
Murcia 74
Zaragoza 101,10
Alicante 164,37
Bilbao 225,48
Valencia 259,25
Santa Cruz de Tenerife 287,13
Huesca 334
Cuenca 344,50
Vigo 458,25
Oviedo 470,11
Pamplona 471,80
Córdoba 480,76
Ciudad Real 507,02
Las Palmas de Gran Canaria 507,89
Logroño 519,67
Barcelona 537,63
Málaga 550,82
Cádiz 654,97
A Coruña 674,35
San Sebastián 678,11
Lugo 707,59
Palma de Mallorca 779,49
Santander 805,27
Granada 823,86
Badajoz 828,97
Salamanca 1.037,27
Sevilla 1.068,27
León 1.194,11
Madrid 1.822,25

 

Y PUEDE COSTAR MUCHO MÁS...

 

Eso es, lo que, como mínimo, puede costar el entierro, pero hay muchos factores que pueden hacer que este precio se dispare:

 

  • Si se desea elegir fila del nicho.
  • Si se quiere cambiar la unidad de enterramiento (sepultura, panteón…).
  • Si la inhumación se va a realizar en unidades de enterramiento de las que ya dispone la familia y es necesario actuar sobre los restos allí existentes.
  • Si se va a ampliar el periodo de concesión del mínimo al máximo que permita el ayuntamiento  (que según los casos suele ser 75 o 99 años). 

 

Todo esto hace que el precio a pagar sea mucho mayor.  Por eso son especialmente sangrantes las grandes diferencias en la modalidad básica de inhumación: casi el doble de la media en Sevilla, más del triple en Madrid... Afortunadamente, hay algunos ayuntamientos cuentan con tarifas especiales para casos de fallecidos en grave situación económica.

 

¿Y LA INCINERACIÓN?

 

No todos los cementerios ofrecen la posibilidad del crematorio. Este tipo de servicios, prestados por empresas de servicios funerarios, es habitual encontrarlo asociado a tanatorios.