Cuando ser hippie se vuelve en una tendencia de moda abierta a todos los públicos

El conocido como estilo hippie chic se afianza en los dos últimos años como la tendencia de moda de celebrities e influencers, haciéndolo atractivo para todo el mundo.

El movimiento hippie, nacido en los 60 como un movimiento social insurgente motivado por la lucha contra el capitalismo y con el lema común de promover el amor libre y la lucha contra las guerras, no sólo trajo consigo un cambio en la concepción de la sociedad de los jóvenes de la época, sino también un estilo muy marcado en lo que a moda se refiere. Es muy característico de este movimiento el color, los tejidos holgados y los peinados desenfadados, que convivían con una cierta despreocupación por mantener el estatus del estilo sobrio de la sociedad de la época.

 

Para muchos este movimiento se convirtió en una de las épocas doradas también de la música, en la que nacieron bandas y cantantes tan icónicos como los Pink Floyd o Janis Joplin. Este periodo también fue cuna de la música electrónica y el folk transgresivo. En este sentido, en décadas posteriores se han rendido homenaje a esta época tanto a nivel social, continuando con algunas de sus luchas (como su antipatía por las guerras o a libertad de género); así como a nivel más particular, celebrando reuniones inspiradas y ambientadas en esta época de la historia de la humanidad (llenas de colores y psicodelias de colores vibrantes e intensos).

 

 

En lo que a moda se refiere, en los últimos dos años estamos asistiendo a un incremento de prendas y estilos inspirados en esta época, motivados especialmente por celebrities e instagrammers de todo el mundo. Si bien es cierto que en la moda todo vuelve, esta tendencia en concreto parece haberse asentado en los últimos años con mucha fuerza. Y es que su estilo desenfadado crea cada vez más adeptas.

 

Dulceida, las hermanas Olsen o la mujer de Andrea Casiraghi, Tatiana Sandomingo, son algunas de las máximas exponentes de esta tendencia que se caracteriza por introducir jeans holgados, faldas largas y fluidas, maxivestidos de tejidos frescos para el verano y accesorios florales en la cabeza. Éstos, concebidos como los básicos del estilo hippie, le aportan un toque chic cuando se combinan con elementos coloridos como collares largos de diferentes materiales como plumas e incluso sombreros de gran tamaño.

 

 

Para reafirmar esta teoría solo hay que fijarse en uno de los festivales de música de referencia: el Coachella. Allí, entre sus miles de asistentes se encuentran famosas que exhiben las virtudes de este estilo en el que tejidos como el lino o el algodón son exhibidos en diferentes prendas creadas con colores y estampados que recuerdan mucho a esta época, aunque ahora incluso también llevan cosas fluor. Además, si se tiene en cuenta esta premisa, más allá de los detalles florales en la cabeza, el estilo desenfadado a la hora de peinarse también marca la diferencia. Y es que destacan los peinados hechos con rizos deshechos y poco marcados que rememoran esa libertad de expresión propia de la época.

 

Para los amantes de la moda es indispensable contar, sobre todo en estos meses de caluroso verano que se avecinan, con prendas de tejidos holgados y coloridos que no necesariamente sean relampagueantes, sino que cuenten con tonos pastel que convivan y puedan combinarse con facilidad con prendas básicas de verano como camisetas navy o las sandalias romanas, un calzado muy de moda este 2017.