Cuando la simpleza es la máxima sofisticación