¿Cuáles son las tumbas más visitadas en el cementerio de Salamanca?

Nicho de Miguel de Unamuno en el cementerio de Salamanca (Foto: Arai Sanatana)
Ver album

Miguel de Unamuno y Rafael Farina, sus tumbas son las más visitadas del cementerio San Carlos Borromeo de Salamanca. Su historia ha quedado grabada en la memoria de la capital. 

Cementerio, panteón o camposanto, cualquiera sea la forma de llamarlo, estos lugares han sido objeto de duda para varias generaciones. Su nombre viene del griego 'Koimetérion' que significa dormitorio, pues la creencia cristiana histórica habla de dormir en estos lugares hasta que llegue el día de la resurrección; otras religiones lo asocian a un sueño eterno.

 

Nos introducimos en el cementerio San Carlos Borromeo de Salamanca, el reloj marca las 17.30 horas, el día se va apagando. El frío y el silencio reinan entre el innumerable número de lápidas en las que 'descansan' los restos de miles de salmantinos. Nos recibe Tomás Barbero, él tiene las llaves del cementerio. Lleva diez años trabajando como albañil y un año y ocho meses como encargado, para trabajar en este lugar "hay que valer", asegura.

 

Nos cuenta cuáles son los muertos más visitados de la capital charra. Uno de ellos es el escritor Miguel de Unamuno. Su nicho perteneció al seminario de la diócesis y fue expropiado por el Ayuntamiento presidido por don Casto Prieto Carrasco en 1936. "Aquí llegan personas de todo el mundo buscando la tumba de Miguel de Unamuno, profesores, alumnos, chinos, japoneses, es increíble", asegura Barbero. 

 

En este cementerio, construido en la que fuera finca de recreo de los Jesuitas, en la galería de la izquierda según se entra por la puerta principal se encuentra un nicho en el que reposan los restos del escritor rodeado de otros en los que están sepultados algunos de sus familiares directos.

 

Un bello epitafio escrito por Unamuno reza por la eternidad en su nicho: "Méteme Padre Eterno en Tu pecho, misterioso hogar, dormiré allí pues vengo deshecho del duro bregar".

 

Placa funeraria de Miguel de Unamuno en Salamanca (Fotos: Arai Santana) 

 

Y de un pensador a un artista. Otra de las tumbas más visitadas es la del cantante salmantino más conocido de la historia, Rafael Farina. El sepulcro se encuentra ubicado en el bloque 44 nº 91, está ejecutado en granito negro con el frente y los dos bloques del mismo material y luce una 'Piedad' de porcelana vitrificada.

 

La tumba de Rafael Farina en el cementerio de Salamanca 

 

Rafael nació Martinamor. Comenzó su carrera a los seis años cantando por los bares del Barrio Chino de Salamanca, y hoy son cientos de personas las que pasan por el cementerio salmantino para honrar su memoria y por qué no, recordar muchas de sus canciones como 'Mi salamanca', un tema que define como ninguno las 'entrañas' de la capital, sin duda, historias cantadas que quedarán en la memoria de todos por toda la eternidad. 

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: