Críticas a la zona azul, la subida de impuestos y el presupuesto en el Consejo de Ciudad

Los representantes vecinales pidieron explicaciones por la ampliación de la ORA a Labradores y San Cristóbal. Los sindicatos no ven el presupuesto 'social' que anuncia Mañueco y no entienden actualizar los impuestos al IPC del 1,7% cuando ahora es muy inferior.

El Ayuntamiento había fijado para la convocatoria del Consejo de Ciudad de la tarde del jueves explicar los términos del proyecto de presupuesto municipal para 2014, una exposición para la que tenía previstos los términos en los que ya los hizo públicos: presupuesto inversor, social, que mantiene la calidad de los servicios y con el que se contienen deuda y déficit. Pero a la hora de la verdad la reunión acabó en otros derroteros por las críticas que, fundamentalmente, asociaciones vecinales y sindicales plantearon sobre las decisiones más recientes del equipo de Alfonso Fernández Mañueco.

 

Como había anunciado, los representantes de los colectivos vecinales pusieron sobre la mesa su descontento por la ampliación de la ORA, el estacionamiento de pago, a 14 nuevas calles. Semanas atrás Fevesa anunciaba que pediría explicaciones y las que obtuvo fueron algo más allá de lo conocido. Según asistentes a la reunión, el equipo de Gobierno explicó que había que compensar a la empresa por la pérdida de plazas en explotación por el avance de las peatonalizaciones, pero también que se prefirió evitar cualquier desembolso por parte de las arcas públicas.

 

En este caso, era más bien un egreso, ya que la empresa concesionaria pidió 50.000 euros al año de compensación en el canon que paga (unos 900.000 euros/año) por esta merma de calles. De modo que los asistentes sacaron la conclusión de que el Ayuntamiento había preferido cargar sobre los vecinos de las calles afectadas la recaudación extra que exigía la empresa gestora.

 

No fue este el único tema sobre la mesa. También reciente ha sido la aprobación de la subida de tasas, precios públicos e impuestos municipales, que se incrementan un 1,7% con carácter general, la subida del IPC. Sin embargo, los sindicatos criticaron que se haya tomado esta decisión porque el dato es el de mayo, y ahora el índice de premios al consumo está mucho más bajo: comparado con octubre de 2012, ha bajado ligeramente, y terminará el año cerca del 0. Los sindicatos no entienden que, ante la actual presión fiscal, no se haya optado por un aumento más reducido.

 

Por estos y otros motivos, los sindicatos rechazaron el calificativo de "sociales" para los presupuestos porque se centran en recortar el déficit y aumentan los impuestos cuando hay 9.000 familias en serias dificultades en la ciudad.

 

Los asistentes también plantearon sus quejas sobre algunos de los cambios en el servicio del bus urbano, con el ajuste de líneas operado meses atrás, y que sigue sin ser satisfactorio para algunos usuarios. O en la necesidad de algunas obras en determinadas calles.