Cristina Narbona se abstiene "por motivos éticos" para dar el visto bueno a la mina de uranio de Retortillo

Le "repugna desde el punto de vista moral" que se pueda reanudar la actividad minera de uranio en España y más en concreto en Salamanca.

La consejera del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) Cristina Narbona, ha emitido un voto ético en el Pleno del organismo regulador atómico respecto a la autorización previa para abrir la mina de uranio de Retortillo (Salamanca) porque le "repugna desde el punto de vista moral" que se pueda reanudar la actividad minera de uranio en España.

  

Así, Narbona decidió "abstenerse" durante el pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en el que se emitió un informe favorable pero con condiciones a la autorización previa de la instalación para la fabricación de concentrados de uranio, conocida como la 'planta de Retortillo' y que había solicitado la empresa australiana Berkeley Minera España SL.

  

En declaraciones a Europa Press, la consejera ha defendido que la abstención en la votación es una opción y ha subrayado que en este caso se ha debido a razones "éticas" porque no encuentra "ningún reparo u objeción" al contenido técnico del informe.

  

De hecho, ha destacado que los técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear han incorporado "exigencias muy rigurosas" para la autorización previa pero, en su opinión, si el proyecto sigue adelante y se pone en marcha, supondría reanudar la actividad de la minería de uranio en España, donde estaba parada desde el año 2000, "igual que en la mayoría de los países de la Unión Europea".

  

La consejera señala que es precisamente en Retortillo, en Salamanca, donde se encuentran los restos de lo que fue la minería de uranio de la empresa estatal ENUSA, que acordó suspender sus tareas porque el uranio de la zona tenía un "contenido pobre" y por su baja rentabilidad económica, ya que este material "no es rentable" a no ser que suba mucho su precio en el mercado internacional.

  

Más allá de estos motivos, Narbona ha confirmado su "rechazo de manera profunda" a que España vuelva a emprender una actividad desaparecida "prácticamente de toda la UE" no solo por su baja rentabilidad sino por los "riesgos" que entraña para la salud.

  

Por ello, ha añadido que desde su punto de vista de la ética no ha querido apoyar con su voto favorable el primer informe positivo al proyecto. "Reanudar la minería de uranio en Salamanca me repugna desde el punto de vista moral", ha sentenciado.

  

En este contexto, ha justificado que la abstención por razones éticas es una opción en cualquier votación, aunque ha añadido que en el pleno del CSN no se había producido. En este contexto, ha admitido que comprende que se trata de una cuestión subjetiva y que no tenía una argumentación técnica contraria al proyecto, sino que se debe a motivaciones subjetivas. "Si hay algo subjetivo son las razones éticas", ha incidido.

  

Por otro lado, la consejera ha añadido que el Consejo de Seguridad Nuclear está "trabajando a tope" en distintos asuntos como el licenciamiento del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares y combustible gastado o en la solicitud de renovación de licencia de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), de la que ha dicho que "está ralentizada".

  

El pleno del CSN ha emitido un informe favorable con una serie de límites y condiciones a la solicitud de autorización previa de la instalación para la fabricación de concentrados de uranio 'Planta Retortillo", presentada por Berkeley Minera España SL.

  

El informe de solicitud y la propuesta presentada por la Dirección Técnica de Protección Radiológica obtuvo los votos favorables del presidente del organismo, Fernando Martí, y de los consejeros Rosario Velasco, Fernando Castelló y Antonio Gurguí.