Cristiano da oxígeno al Madrid para la vuelta frente al Celta

Cristiano avisa al Barça

El Celta de Vigo se ha impuesto (2-1) al Real Madrid en el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey disputado este miércoles en el estadio de Balaídos, mientras que el Atlético de Madrid goleó (3-0) al Getafe en el Calderón para dejar casi sentenciado su pase a los cuartos de final.

 

El conjunto blanco saltó con menos intensidad que los celtiñas y se vieron superados por los locales. Sin embargo, el tanto final de Ronaldo, que no evitó la sexta derrota del Madrid esta temporada, mantiene el favoritismo madridista de cara a la vuelta. Por su parte, en el Calderón, Diego Costa hizo de Falcao, suplente por molestias, y con dos goles 'y medio' puso en bandeja el pase a cuartos de final al Atlético.

 

Los de Mourinho saltaron bien al césped de Balaídos, pero pronto empezaron a dejarse llevar pensando en lo largo de la eliminatoria. Di María tuvo el primer disparo a puerta cuando aún no se contaban dos minutos de partido pero, tras esa buena combinación blanca, el Real Madrid fue perdiendo presencia en el campo.

 

Las tentativas madridistas iban por rachas, aunque su juego vertical mantenía la tensión en el área local. Por su parte, el Celta trataba de aguantar la pelota y buscar con éxito las entradas por banda. La inercia del duelo llevó al Celta a acercarse con peligro a las inmediaciones de Adán en especial en los últimos minutos de la primera mitad. El coreano Park se fue al vestuario lamentando hasta tres ocasiones de gol, más otra de Bermejo, y el Madrid, la lesión de Benzema.

 

Pese a la entrada de Ozil en la segunda mitad, los de Mourinho siguieron sin dominar el partido con lo que el Celta se crecía arropado por su público. En el 55, los de Paco Herrera se ponían por delante gracias al tanto de Mario Bermejo, que aprovechó un gran pase de Krohn-Dehli y la pasividad de la defensa blanca que se quedó parada pidiendo fuera de juego.

 

Con el tanto, los de Mourinho se vieron obligados a imprimir una marcha más. Ronaldo, el más activo, hizo recular a la defensa local y esforzarse a Sergio bajo los palos. El Celta siguió a lo suyo, combinando y llegando con peligro. En un arriesgado saque de banda de Pepe, Bustos recogió el balón para hacer el gol de la jornada con un gran derechazo (2-0).

 

El Madrid se complicaba la eliminatoria pero con 15 minutos por delante los de Mourinho tenían tiempo para recortar distancias. Y es que, con el segundo los blancos sí se terminaron de volcar a por el gol encerrando al Celta en su campo. Tras un par de buenas intervenciones del portero local, Ronaldo se plantó solo tras un gran pase de Xabi Alonso para poner el 2-1 y dar oxígeno a los suyos de cara a la vuelta en el Bernabéu.