Convocan un paro de dos horas en las oficinas de Correos para el 7 de junio

Representantes de sindicatos (Foto: T. Navarro)

Las zonas rurales son las más afectadas por los recortes en el área de Correos Salamanca, ya que las vacaciones o bajas tienen que ser cubiertas por empleados que tienen que doblar sus turnos. 

CSIF, CCOO y UGT organizaciones sindicales mayoritarias que suman el 85% de la representación de los 57.000 trabajadores de Correos, han anunciado para el próximo 7 de junio un paro general de dos horas en todo el país, en las dos últimas horas del turno de noche y de mañana y las dos primeras de la tarde, así como una concentración frente a la Subdelegación del Gobierno (Salamanca). Concretamente, en la capital se han perdido 185 carteros que no se han repuesto.

 

Además, en la segunda quincena del mes de noviembre y en el mes de diciembre, sería cuando se producirían las huelgas para lograr gran repercusión. 

 

Los orígenes que han llevado a esta convocatoria parten de que el Gobierno y la Dirección de la empresa, primero con la excusa de la crisis y ahora sin excusa alguna, siguen impasibles ante el tijeretazo de 123 millones de euros en los presupuestos de 2017 y el nuevo recorte de 60 millones de euros en los de 2018, es decir, más de 180 millones en 2 años y lo que eso conlleva para trabajadores y ciudadanía.

 

El Gobierno, al mismo tiempo, deja a Correos sin plan de modernización y expansión arrastrando una previsión de déficit de 225 millones de euros en 2017 y 2018, sin adaptarse al nuevo mercado en auge de la paquetería y el comercio electrónico. Un mercado que está dejando en bandeja a los operadores postales extranjeros que sí tienen el respaldo de sus gobiernos.

 

No menos importante es la eliminación de unos 15.000 empleos fijos en la última década (26% de la plantilla total) y un 40% en la provincia, que bien o no se sustituyen, o se cubren con contrato a tiempo parcial. Los efectos de esta bajada de plantilla se reflejan en la pérdida de calidad en el servicio por exceso de rotación en los puestos, con personal temporal o con minijobs causando sobrecargas, saturación, bajas por enfermedad y en definitiva, una desmejora clara en las condiciones laborales.

 

Paralelamente a los trabajadores, la repercusión en nuestra ciudadanía cada vez es más latente, ya que no se hace posible la prestación del servicio cinco días a la semana de lunes a viernes, se elimina en numerosas zonas rurales miles de ciudadanos no reciben sus cartas y notificaciones, llegando incluso al cierre de algunas oficinas.

 

Por último, la congelación del Convenio Colectivo y el Acuerdo Funcionarial se mantienen ya durante cuatro años sin regulación general que actualice ni salario, ni empleo ni derechos de todos los trabajadores y trabajadoras de Correos. Por todo esto, el proceso de movilización no ha hecho más que comenzar y las centrales sindicales ya han programado un calendario de movilizaciones que continuará a mediados de junio y que se extenderán hasta final de año con la convocatoria de tres huelgas generales.

Comentarios

Parado 28/05/2018 18:44 #1
Que pongan a trabajar a todos los liberados y sindicalista

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: