Contribuyentes extranjeros tienen la posibilidad de solicitar la devolución de ingresos indebidos por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones

El pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones por parte de contribuyentes extranjeros ha supuesto en los últimos años un auténtico laberinto de resoluciones judiciales.

El origen de la disputa se encuentra en que para los extranjeros se aplicaba hasta entonces el tipo común del impuesto sin tener en cuenta los beneficios fiscales autonómicos si no se era residente en el territorio nacional.

 

Ya en el año 2014 el Tribunal de Justicia de la UE dictaminó que esa legislación era contraria al Tratado de la Unión Europea y del EEE y que debía ser modificada. Fruto de esa decisión el gobierno español modificó la Ley del ISD en 2015 pero estableció distinciones entre ciudadanos comunitarios y extracomunitarios ignorando que la sentencia del TJUE no estableció tal distinción.

 

Las reclamaciones judiciales, a favor de los afectados

 

Esa distinción ha permitido al gobierno seguir aplicado el ISD de forma contraria al derecho de la UE y por tanto son muchos los ciudadanos afectados que han recurrido al Tribunal Supremo, que durante este año ya ha fallado hasta en 5 ocasiones a favor de los afectados.

 

Es por eso por los asesores profesionales recomiendan a los contribuyentes extranjeros revisar su liquidación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (Spanish Inheritance Tax), por si procediera la aplicación de los beneficios fiscales autonómicos y, por lo tanto, la devolución de las cantidades abonadas injustamente a la administración.

 

El Estado español está siendo condenado a indemnizar a los contribuyentes extranjeros que lo demandaron abonando la diferencia entre la cantidad satisfecha por estos en concepto del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y la cantidad que hubieran tenido que aportar al haberse beneficiado de las rebajas fiscales de las normativas autonómicas. Todo ello junto a los debidos intereses de demora.

 

En definitiva, aquellos ciudadanos y contribuyentes extranjeros que haya satisfecho el Impuesto de Sucesiones y Donaciones sin poder aplicar los beneficios fiscales de la Comunidad Autónoma que le corresponda por motivo de residencia extracomunitaria tienen en la actualidad la posibilidad de solicitar una devolución de las cantidades pagadas en demasía.

 

Para ello hay que ampararse en las reciente doctrina del Tribunal Supremo aunque antes de nada hay que tener en cuenta que el derecho no haya prescrito, y es que si han transcurrido más de cuatro años desde que el plazo para presentar la autoliquidación del impuesto finalizó no se puede realizar una reclamación.

 

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que la aplicación de la ley del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en España era contraria a la libre circulación de capitales. Esta sentencia ha sido el origen de la legislación actual y de la reciente doctrina del Tribunal Supremo y a día de hoy los contribuyentes extranjeros tienen derecho a reclamar la devolución pertinente.

 

Y es que los beneficios fiscales respecto al Impuesto de Sucesiones y Donaciones que establecen muchas comunidades autónomas permiten reducir en gran medida la cuantía final a abonar por este impuesto y es algo de lo que los contribuyentes extranjeros no han podido beneficiarse hasta ahora.