Contratos de un día para ser médico en Salamanca

Foto: Chema Díez

Sacyl dispara la precariedad laboral en la Sanidad Pública con un 73% de contratos de uno o días de duración: más de 1.200 en tres meses por sólo una jornada de trabajo.

El PSOE ha denunciado esta mañana dos graves casos de precariedad laboral en la Sanidad Pública de Salamanca. Uno de ellos podría ser incluso fraude contra la Seguridad Social, mientras que el segundo se trata de una práctica estructural que ha convertido en precario el empleo de miles de médicos y enfermeros en Salamanca.

 

Según los datos ofrecidos por el PSOE, entre enero y marzo Sacyl firmó más de 1.200 contratos de un solo día a médicos, auxiliares y especialistas para centros de salud de Salamanca. A ellos se suman otros 482 de dos días. Eso supone que el 73% de los contratos firmados entre enero y marzo suponene que hay médicos ejerciendo entre 1 y 2 días. En total se hicieron 2.400 contratos y como se ve la mayoría son muy precarios. Los servicios más afectados son los centros de salud del mundo rural donde muchas semanas cambia el médico o el auxiliar que atienden y de manera muy especial los odontólogos, donde se concentran la mayoría de los contratos de un día.

 

El PSOE de Salamanca ha denunciado, con datos y pruebas que ha trasladado a los medios de comunicación en una comparecencia, e incluso mostrando las copias de algunos contratos, que en la sanidad pública de Salamanca se está haciendo y aplicando la concatenación de varios contratos a una misma personas en el periodo de tan solo un semana, algo que es un fraude desde el punto de vista de la legislación y los derechos laborales, además de  miles de contrataciones por un día o a lo sumo por dos.

 

En el primer trimestre de este año, del total de 2.401 contratos realizados en la atención primaria de la sanidad pública en Salamanca, unos 1.284 eran de un día, el 53,47%, y unos 482 eran de dos días, el 20.07%, o lo que es lo mismo, el 73,54% de los contratos realizados en la sanidad pública de Salamanca.

 

La responsable de sanidad de la ejecutiva local, María García, asegura que por mucho que se empeñe el Consejero de Sanidad en negarlo, en Salamanca hay precariedad laboral, hay encadenamientos de contratos en un corto periodo de tiempo a una misma persona o profesional, y también, por mucho que quiera retorcer las cifras, hay perdida de personal y reducción de puestos de trabajo.