Continúa la búsqueda de la niña desaparecida en el pantano de San Juan, ahora con drones
Cyl dots mini

Continúa la búsqueda de la niña desaparecida en el pantano de San Juan, ahora con drones

Sin rastro de la niña desaparecida en el pantano de San Juan (Madrid) mientras los buzos amplían el radio de búsqueda

La niña, de 9 años, desapareció el martes por la tarde en aguas del pantano de San Juan, cerca del embarcadero de San Román.

A las labores se han incorporado recientemente drones de Bomberos de la Comunidad de Madrid, Guardia Civil y Policía Municipal de Madrid, según ha informado un portavoz de Emergencias 112 Comunidad de Madrid.

 

"El trabajo con los drones es clave para que se consigue hallar cualquier indicio relacionado con la búsqueda de la menor", han remarcado. Este domingo es ya la sexta jornada de trabajo en el pantano.

 

Según las primeras pesquisas, la desaparecida estaba junto a otros niños en una especie de plataforma o tabla de madera atada y dirigida por una lancha eléctrica tipo zodiac conducida por una tía de la pequeña, quien ya ha prestado declaración ante la Guardia Civil. En un momento dado, la niña, que no llevaba ni salvavidas ni el resto de elementos de protección, se cayó al agua bien por la velocidad a la que iban, por error o mareo.

 

La lancha dio la vuelta para buscarla pero no la encontró, por lo que llamaron a los servicios de emergencias. Una unidad de Cruz Roja fue la primera en llegar y los voluntarios a pulmón la buscaron en la zona en la que presumiblemente se cayó al agua. Luego ya llegaron las unidades especializadas, que estuvieron buscando hasta las 23 horas.

 

El viernes por la tarde se cumplieron las 72 horas de la desaparición, el periodo máximo que los científicos cree que dura un cuerpo inerte en flotar a la superficie debido a los gases y descomposición de un cuerpo. Sin embargo, puede haber otras razones para que no emerja, ya que el cadáver puede estar atrapado por ramas, raíces u otros elementos del fondo del pantano, de 20 metros de profundidad. "Un cuerpo pueda emerger en 72 horas, pero puede pasar que no lo haga. No hay ninguna certeza en absoluto de que eso pueda suceder", ha apostillado Rincón.