Contador asegura que comió carne con CLEMBUTEROL

El vallisoletano López Cerrón compró una pieza de ternera en Irún, a la que el ciclista achaca el positivo
efe / I. C.

Filetes de ternera española y una mínima presencia de clembuterol en su orina, incapaz por sí misma de mejorar el rendimiento, fueron los argumentos principales que ayer esgrimió el ciclista Alberto Contador para proclamar su inocencia por un presunto caso de dopaje en el pasado Tour.

El ciclista, la UCI y el AMA (Agencia Mundial Antidopaje) conocían la noticia desde hace 37 días, pero la noticia salió ayer a la luz ya que una televisión alemana estaba a punto de difundirla, tras una filtración.
“El problema parte de una muestra de orina que se hace el 21 de julio en la que aparecía 0,5 nanogramos de clembuterol por mililitro”, relató Contador, quien dijo que la cantidad hallada “es tan pequeña que es imposible de ser suministrada”. “La UCI, delante de mí, afirmó que era un caso de contaminación alimenticia”, dijo.

Según el ciclista, el 20 de julio José Luis López Cerrón (organizador de la Vuelta a Castilla León) se dirigía al Tour y le preguntó al cocinero del equipo si necesitaba algo. Éste le contestó que quizá “una buena carne”. Cerrón compró ternera en Irún. Esa carne fue ingerida para cenar por De la Fuente, Tiralongo, Noval, Navarro y Contador. “Recuerdo que Vinoukourov comió una carne pésima en el hotel y protestó porque no llegó a tiempo de tomar la nuestra que era muy buena”, explicó. En la mañana de ese día pasó control sanguíneo y por la tarde, uno de orina. “Ese día es cuando se detectó el clembuterol”, señaló.