Consejos clave a la hora de pedir un crédito online
Cyl dots mini

Consejos clave a la hora de pedir un crédito online

Los préstamos online pueden ayudarte a financiar tus estudios, a comprarte un coche nuevo que necesitas para trabajar, a hacer una reforma para el hogar, o a cubrir una deuda determinada.

 

Ahora bien, a la hora de solicitar este producto financiero, es importante tener en cuenta una serie de factores para evitar arrepentirnos del trato.

 

Si nunca has pedido un préstamo rápido, o si no te salió bien en la última ocasión, te recomendamos seguir leyendo estos consejos:

 

Tips para solicitar un préstamo urgente

 

1)     Pide tan solo la cantidad de dinero que necesitas

 

Hace no mucho tiempo, cuando íbamos al blanco a pedir una cierta cantidad de dinero, lo más habitual es que el banco te ofreciese más de lo que querías, aunque solo fuera por no quedarte corto.

 

El problema de esto es que, a mayor cantidad a solicitar, más vas a pagar en intereses. Cuando pides un préstamo, tan solo deberías solicitar lo que necesitas, ni más, ni menos.

 

Unos intereses elevados pueden resultar ser un auténtico caos que arruine tu economía para siempre.

 

2)     Mínimo plazo de amortización

 

El plazo de amortización es el tiempo de devolución. Haz los cálculos pertinentes e intenta devolver el dinero lo antes posible. Cuando más tardes en devolverlo, menos confiará el banco en ti y más se encarecerá el precio del préstamo.

 

En cambio, si las cuotas tienen un valor más elevado, el tiempo de pago se reduce y, al final, pagarás menos.

 

Pero tampoco cometas el error de ponerte una cuota muy elevada: si no puedes afrontarla, vendrán problemas.

 

3)     Avales

 

Los avales suelen ser otros sujetos que respondan por ti en el caso de que no puedas hacerte cargo del préstamo. Dependiendo del caso, un aval también puede ser otra casa, un coche, un negocio, etc.

 

¿Cuándo solicitar préstamos sin aval? Lo cierto es que es la opción más recomendada. Un préstamo sin aval es la opción menos arriesgada: en el caso de que no lo puedas pagar, tendrás que enfrentarte a una deuda que no para de crecer, pero no afectarás a una segunda persona, te quedarás sin casa, etc.

 

Hay muchas entidades que te permiten solicitar un préstamo sin aval. Esto no es exactamente cierto, lo que pasa es que se utiliza tu nómina, o cualquier otro ingreso regular, como aval.

 

4)     Cuidado con los retrasos

 

Pedir un préstamo es una cosa muy seria que puede hacer que te encuentres con una cantidad mucho más elevada de devolución de la que has pedido inicialmente. Y es que, aunque tan solo te retrases un día, es posible que tengas que hacer frente a una cuota de penalización de importancia (intereses de demora).

 

En el caso de que esta situación sea recurrente, o no pagues una mensualidad, la cosa irá todavía a más: recibirás llamadas de la compañía para que satisfagas la deuda, y hasta podrían inscribirte en el registro de morosos, o aplicar acciones legales.

 

Si ves que se acerca el plazo de pago, y no puedes pagar, puedes intentar ponerte en contacto con la compañía, con el objetivo de intentar optar a una prórroga.

 

5)     Justificación de gastos

 

También es habitual que, cuando pides un préstamo online, la mayoría de las empresas te preguntarán por el uso que le vas a dar el dinero; esta información les ayuda a conseguir una cierta seguridad. Incluso, entidades como https://www.creditosrapidos10m.com/ tienen créditos específicos para diferentes necesidades.

 

Por ejemplo, hay créditos reservados para compra un coche, para hacer una reforma del hogar, para pagar estudios, etc. Estos productos tienen unas condiciones y unas ventajas más específicas.

 

Ahora bien, no bastará únicamente con comunicar el destino que le vamos a dar el dinero, si no que es posible que te pidan documentos acreditativos para poder demostrarlo.

 

Pero también hay empresas de créditos rápidos que no te preguntarán por el motivo del préstamo.

 

6)     Mira la TAE

 

Al contratar el préstamo por internet no solo habrá que fijarse en los intereses que tenemos que pagar, si no que también existen otras condiciones que pueden hacer que el préstamo salga más o menos caro. Por ejemplo, es posible que se apliquen ciertas comisiones, como la TAE (Siglas de la “Tasa Anual Equivalente”); engloba el coste total de la cantidad a solicitar, las comisiones, gastos, intereses y comisiones.

 

7)     Comparación

 

No te quedes con el primer préstamo personal con el que te encuentres: te conviene comparar entre diferentes productos, y esto es algo que podrás conseguir más fácilmente a través de comparadores.

 

Estas herramientas tan solo te pedirán que selecciones la cantidad de dinero que necesites, que rellenes los datos del formulario y en tan solo unos segundos podrás descubrir todos los préstamos que tienes a tu alcance.

 

Sigue estos consejos y no tendrás ningún problema con el préstamo.