Conoce los mejores tipos de piscina antes de la temporada alta

Los meses de primavera son los que normalmente se aprovechan para hacer este tipo de construcciones para que estén listas para el verano.

Los meses de primavera son los que normalmente se aprovechan para hacer este tipo de construcciones, porque dura un par de meses y es en verano cuando más se utilizan las piscinas. Dependiendo del negocio, el presupuesto y el espacio disponible, conviene un tipo u otro, así que es recomendable informarse antes de contratar un servicio de construcción.

 

Los espacios muertos fuera de los locales son bastante comunes, pero se pueden aprovechar si se les da un uso innovador. Esto se hace para aumentar la rentabilidad del negocio porque es un recurso muy atractivo para varios tipos de locales, y no es una inversión costosa necesariamente. Entonces, es interesante tener este elemento para diferenciarse de la competencia dando un paso al frente.

 

Para toda la vida

 

Las piscinas de obra son un elemento duradero, que puede durar absolutamente todo el tiempo que esté el negocio en el sitio, y no requiere apenas mantenimiento a nivel constructivo. Están hechas de hormigón, el material más utilizado para las construcciones en general, por la resistencia que tiene y no ser demasiado costoso.

 

El hormigón es resistente a los factores climáticos y aguanta durante muchos años el efecto de la humedad, aparte de que soporte de forma excelente las altas temperaturas sin sufrir ningún desperfecto -a menos que sea algo extremo-. Esto implica que construir piscinas de obra es apostar por el material que tiene la mejor relación entre la calidad y el precio del mercado.

 

El material también es bastante fácil de fabricar y trabajar con él, por lo que la maquinaria y la mano de obra son sencillas y económicas. También se puede reciclar, sacando de otras construcciones y sigue siendo fácil de manipular. Todo esto baja considerablemente el coste de la piscina, y al mismo tiempo aumenta la rentabilidad de un negocio o revaloriza una vivienda.

 

Lo bueno de las piscina de obra es que se adapta completamente al espacio disponible, es versátil en cualquier situación y para crear cualquier diseño. Esto hace que no tenga que ser necesariamente el clásico modelo rectangular o el circular, sino que se puede escoger cualquier forma y profundidad. De esta manera, es posible trabajar sobre cualquier terreno sin complicaciones.

 

Algo rápido

 

La mayor ventaja que se obtiene con una de las piscinas prefabricadas es que ya vienen hechas, por lo que no necesitan un tiempo adicional de diseño. Tan solo hace falta buscar las medidas acordes al espacio disponible, y luego solo toca la parte de la instalación, la cual es bastante rápida en comparación a la construcción de una piscina al estilo clásico.

 

Existen dos categorías de piscinas prefabricadas. Las primeras son las llamadas semi-prefabricadas porque se forman con paneles de acero y liner que se ensamblan entre sí, mientras que las otras consisten en cascos de poliéster y fibra de una sola pieza.

 

El sistema de construcción de las de acero son una mezcla entre las piscinas prefabricadas y las de obra. Las paredes se forman con los paneles de acero y el suelo se hace con hormigón. Al final, se coloca un revestimiento de liner de 1,5 mm que sirve para aislar las paredes de la humedad. Es una forma más cómoda de conseguir una piscina de la forma más rápida posible sin perder calidad superior que ofrece el hormigón armado.

 

En general, las piscinas prefabricadas son perfectas para innovar porque existe una gama de accesorios que se pueden añadir según el gusto. Entre ellos están  todo tipo de cascadas, toboganes y chorros, entre otros. Son muy fáciles instalar y desmontar para variar o si se va a mover la psicina.

 

Son piscinas algo más agradables de usar que las convencionales por los materiales. En el interior son suaves, lo que hace que los golpes se absorban y no perjudiquen. La textura lisa también evitan los arañazos típicos que salen por la rozadura con un material rugoso. Todo esto hace que sean aptas para los menores.

 

Los materiales con los que están hechos hacen que sean menos propensas a acumular moho, lo que hace que el mantenimiento sea fácil y económico. Lo que se ahorra en tiempo y dinero con estas piscinas es algo a considerar.

 

Las que han aumentado más sus ventas

 

Son las piscinas de poliester las que se han vuelto más famosas el último par de años debido a las ventajas que presentan con respecto a sus competidores. Son piscinas de una sola pieza, con una mezcla de materiales de fibra de vidrio de alta resistencia poliéster, lo que crea un resultado resistente y fácil de mantener.

 

La resistencia del material es proporcional al grosor de las paredes, y por tanto, hay menos probabilidades de que surjan grietas. La estructura del vaso suele ser lo bastante dura, pero es recomendable apostar por una de grosor significativo para tener una mayor garantía de durabilidad.

 

Los materiales resisten muy bien las condiciones meteorológicas de todas las regiones. De hecho, el material resuelve tan bien este punto que es el que más se utiliza en las zonas en las que hay climas muy fríos o calientes. Además, las piscinas son fáciles de limpiar, por lo que el mantenimiento es económico.

 

La ventaja principal es que es una sola pieza, y así su instalación se hace en apenas unos días. Como consecuencia, hace falta escoger entre los modelos existentes que ya tiene la marca, pero la variedad es bastante grande si trabaja con los fabricantes adecuados. De esta manera, se puede conseguir una piscina que se adapte al espacio y los gustos del consumidor.

 

Tras escoger el tamaño, que suele variar entre los 3,5 x 2,5 o x 5 metros, y la forma, tarda entre 3 y 5 días en completarse la instalación. Durante este tiempo se hace la excavación, se coloca el vaso y se añaden los complementos. El hecho de escoger entre un catálogo amplio y tener la piscina en menos de una semana es lo que hace la alternativa favorita en el mercado actual.

 

Hay que pensar que la piscina ya no se considera de uso por temporadas gracias a que ahora existen tecnologías que la hace perfectamente utilizable durante todo el año. Sin embargo, sigue siendo más atractivo para el público general usar una piscina en el verano para huir del calor. Así que las primeras semanas de primavera son una apuesta bastante segura.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: