Actualizado 17:02 CET Versión escritorio
Salamanca

Conjuntos Históricos de Salamanca: una ruta por los pueblos más bonitos de la provincia

La provincia cuenta con 14 municipios declarados conjuntos históricos que ofrecen una amplia oferta turística y cultural

Publicado el 22.07.2018

Salamanca es, sin duda, una provincia con encanto, con mucho por conocer, descubrir y disfrutar. Los monumentos de la capital, declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad, son sólo una pequeña parte de todo lo que ofrece. Además de sus inconctables zonas verdes, parques naturales, parajes inigualables, Salamanca muestra lo mejor de sí misma, de su cultura y de sus gentes a través de sus municipios, 14 de ellos declarados Conjuntos Históricos.

 

Aunque gran parte de ellos se encuentran en la Sierra de Francia, cualquier comarca y zona del extenso territorio de la provincia tiene mucho que ofrecer. Alba de Tormes, Peñaranda de Bracamonte, Ledesma, Béjar, Candelario, Ciudad Rodrigo, La ALberca, San Felices de los Gallegos, San Martín del Castañar, Miranda del Castañar, Mogarraz, Sequeros, Villanueva del Conde y Montemayor del Río conforman una interesante ruta en la que descubrir patrimonio, cultura, arquitectura tradicional, historia, gastronomía y, sobre todo, la amabilidad de sus gentes.

 

La Sierra de Francia es, junto con las Arribes, una de las comarcas más especiales de la provincia y sus municipios albergan una atractiva arquitectura tradicional que ha llevado a que seis de ellos formen parte de este selecto club de Conjuntos Históricos, encabezados por La Alberca, donde en cada calle se respira ese aire tradicional serrano y cuyas fiestas están declaradas de Interés Turístico Nacional. En el resto de Conjuntos Históricos de esta comarca podemos encontrar vestigios del pasado, castillos, ermitas, puentes, santuarios y, sobre todo, una rica gastronomía e inmejorables vistas a las montañas.

 

Muy cercanos de ahí están Béjar, Candelario y Montemayor del Río, pueblos con encanto y con mucho por descubrir. Candelario destaca por su arquitectura tradicional, mientras que Montemayor del Río sorprende por su castillo y su carácter medieval. Béjar, por su parte, ofrece al visitante cultura y monumentos como la muralla, el palacio de los duques de Béjar e incontables iglesias.

 

Por su parte, Ciudad Rodrigo también es una visita obligada para el viajero que quiera descubrir la provincia. Su muralla y su catedral la han convertido en uno de los principales atractivos de los municipios cercanos a la frontera con Portugal, mientras que San Felices de los Gallegos y su proximidad a las Arribes sorprenderán por su iglesia, su muralla y su castillo.

 

Muralla, castillo e iglesias que también son visita obligada en Ledesma, ya de regreso hacia la capital. Una villa con casas señoriales y calles con encanto que transmiten al visitante la tranquilidad de sus gentes. Finalmente, también muy cerca de la capital se encuentran Alba de Tormes y Peñaranda de Bracamonte. De la vinculación de Alba de Tormes con la Casa de Alba queda la Torre del Homenaje de un antiguo castillo, aunque la villa también ofrece turismo religioso y cultural todos los meses del año. Por su parte, Peñaranda de Bracamonte destaca por sus plazas porticadas y por el Convento de las Carmelitas.

 

Todo ello compone una interesante oferta turística y monumental para disfrutar en familia, en pareja o con amigos durante cualquier época del año pero, especialmente en verano.

COMENTARComentarios