Confirmado en Salamanca un caso de fiebre hemorrágica por la picadura de una garrapata

Garrapata

Se trata de un varón de mediana edad cuyo diagnótico se ha confirmado tras el análisis de sangre remitido al centro nacional de microbiología. 

El Centro Nacional de Microbiología ha confirmado un caso de fiebre hemorrágica en Salamanca tras el análisis de sangre que se ha efectuado tras el ingreso con todos los síntomas por parte de un varón de mediana edad. Permanece ingresado en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca desde hace un par de días y que había sufrido la picadura de una garrapata en una zona de pinares de la provincia salmantina a finales de mayo. 

 

El proceso infeccioso le ocasionó fiebre elevada, por lo que acudió a su médico de Atención Primaria, quien sospechó que pudiera tratarse de una infección transmitida por garrapatas y le puso tratamiento. Ante su no mejoría se le realizaron analíticas y se decidió su traslado hospitalario, con la sospecha de que pudiera tratarse de un cuadro de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo.

 

Después de enviar todos los análisis el Centro del Instituto de Salud Carlos III confirmó que se trata de Fiebre Hemorrágica de Crimea-Congo (bunyavirus) que es un virus que viven en algunos animales o insectos -denominados vectores- (mosquitos, garrapatas y roedores) que son los responsables de la transmisión a los humanos. 

 

El paciente se encuentra estable aunque se trata de un virus que causa brotes graves de fiebre hemorrágica viral con una tasa de letalidad que puede llegar al 40 por ciento. No existe vacuna y se trata de una enfermedad endémica. Está ingresado en el Servicio de Enfermedades Infecciosas en una habitación con las medidas de aislamiento previstas en estos casos y su estado clínico es estable dentro de la gravedad que esta patología implica.

 

En este momento se trabaja para identicar personas de contacto con el paciente para decirles que tienen que hacer y hay localizadas nueve. La transmisión secundaria, de persona a persona, puede producirse por contacto directo con el enfermo o con sus fluidos biológicos, o indirectamente por contagio a través de objetos contaminados. En los contactos estrechos se recomendarán vigilar la temperatura corporal y vigilar estado de salud.

 

En cuanto a la prevención de las picaduras por garrapatas, las autoridades sanitarias, recuerdan la importancia de usar ropa y calzado adecuados durante las salidas al campo, así como transitar por los caminos y utilizar repelentes tanto para las personas como para los animales de compañía. Asimismo hay que insistir en que las garrapatas que se puedan haber fijado, deben retirarse lo antes posible y de forma adecuada, preferentemente por profesionales sanitarios.