Confinamiento de Salamanca: pocas incidencias y mucho civismo en las primeras horas de controles

Un agente requiere justificante a un conductor en un control en Salamanca. Foto: Ical
Ver album

Sin incidentes reseñables en los controles de Salamanca, en un primer día de confinamiento muy tranquilo.

Las primeras horas de cierre perimetral de Salamanca se han saldado con civismo y normalidad en los controles montados para verificar las salidas y accesos. A primera hora de la mañana todavía había algún lugar previsto sin su patrulla, y de hecho ha sido una constante durante todo el día: el cierre no ha sido hermético, pero es que la situación tampoco es la del estado de alarma de marzo. Y también ha ayudado la salida 'ordenada' de muchos salmantinos el viernes.

 

Poco a poco se fueron instalando todos los controles previstos en un despliegue que supone un importante esfuerzo tanto para la Policía Local como para la Policía Nacional. Según fuentes municipales, no ha habido incidentes reseñables y sí mucha normalidad.

 

Para hacer cumplir las restricciones previstas en la ciudad, efectivos de ambos cuerpos y la Guardia Civil se apostaron desde primera hora en 19 puntos de las afueras del término municipal. En fila india, por el carril izquierdo de la Vía Helmántica, junto al puente del Pradillo, todos y cada uno de los conductores debían detenerse para responder a las cuestiones de los agentes.  “¿A dónde va?”, “¿De dónde viene?”, con el fin de indagar en 'porqués' y reclamar documentación, en la que debía figurar el lugar de residencia, o en su defecto, algún papel que lo acreditara.

 

Si esas cuentas no cuadraban, los vehículos debían tomar la rotonda y hacer un cambio de sentido tocando la bocina bajo amenaza de propuesta de sanción. Y alguno no volvió, informa Javier Muñiz de Ical. Desde el Ayuntamiento de Salamanca destacan que "ha imperado la normalidad" y que prácticamente en todos los casos los conductores llevaban los justificantes necesarios para acceder o salir de la ciudad.

 

Ha acompañado el hecho de que la ciudad haya estado muy vacía durante casi toda la jornada, sin posibilidad de turismo de Madrid (también confinada) y el margen que ha habido para salir al pueblo o las segundas residencias. Y ahora queda por delante la tarea de controlar la noche, donde Salamanca se está jugando de verdad rebajar la incidencia.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: