Confaes, por los comercios más preparados ante cualquier emergencia

El presidente de Confaes, Juan Manuel Gómez, en la presentación del Plan Actúa.

Confaes lanza un programa pionero para formar a establecimientos y comerciantes sobre cómo actuar en caso de incendio o robo o para atender los primeros minutos a una persona con un infarto. Se implantará en todo el centro y zonas comerciales y pretende incluso instalar desfibriladores.

¿Qué tenemos que hacer si a alguien la da un infarto a la puerta de nuestro comercio? Esta es la pregunta que se han hecho Confaes y la asocicación de comercio Asecov, y que muchas veces no tiene respuesta: no es fácil saber qué es lo que hay que hacer en un caso así. El 11% de los salmantinos sufrió una situación de emergencia según datos del 112, así que era necesario formar a los comerciantes en esta materia porque es muy probable encontrarse ante un incendio, un robo o un emergencia sanitaria.

 

El programa se llama Plan Actúa y lo ha presentado este martes el presidente de Confaes, Juan Manuel Gómez; lo ha elaborado el departamento de prevención de riesgos laborales de la patronal y ha sido impulsado por la activa asociación de comercio Asecov. Está dirigido tanto a comercios con sede a pìe de calle como al resto de negocios y empresas, y ya hay medio centenar de inscritos para la primera tanda de formación.

 

Consiste en acciones de formación que se impartirán a los comercios asociados y que consisten en nociones para una asistencia temprana en emergencias; según el cronograma de implatación, se empezará por el centro de Salamanca (los distritos 1 y 2) para luego expandirse a las principales zonas comerciales (Garrido, El Corte Inglés, barrio del Oeste). Además, se ha empezado a trabajar también en Ciudad Rodrigo para luego expandirlo a la provincia. El objetivo no es, de ningún modo, sustituir la atención que dan los profesionales coordinados a través del 112 (Policía, Bomberos, sanitarios), sino aprender a actuar en esos primeros minutos hasta que llega una ambulancia y que pueden ser claves para salvar vidas.

 

Entre los objetivos del plan, dotar a las diferentes zonas de equipamiento necesario para atender infartos; a día de hoy, no hay casi desfibriladores en el centro, salvo uno en la sede del Ayuntamiento, ya que lo habitual es que estén instalados en centros de salud e instalaciones deportivas, donde están más extendidos. En una segunda fase, la formación se hará sobre temas más específicos y en junio se hará una primera evaluación sobre los resultados. Ya se ha informado al Ayuntamiento de Salamanca sobre el inicio de esta formación.