Confaes demanda judicialmente a Aesco por valor de 368.000 euros

Emilio Checa, Alfonso Barbero y Benjamín Crespo

De producirse la estimación de la demanda,  y ante una posible insolvencia de Aesco, la responsabilidad del pago se dirigirá, como responsables solidarios a los miembros de la Junta Directiva y, con carácter subsidiario, frente a la totalidad de sus socios.

Concluido el informe pericial solicitado por Confaes para determinar el importe exacto de la deuda que Aesco mantiene con Confaes, la Confederación ha presentado el pasado martes una demanda  judicial en reclamación de 368.922,62 euros frente a Aesco, la asociación de comerciantes escindida de ésta en  2015 y que preside el también responsable de la Cámara de Comercio, Benjamín Crespo.

 

La reclamación extrajudicial de esta elevada cantidad, provocó la abrupta y precipitada salida de Aesco de Confaes, y la desesperada  presentación de una querella criminal por tentativa de estafa, que fue "rotundamente archivada" tanto por el Juzgado de Instrucción  como por la Audiencia Provincial de Salamanca, mediante sendas resoluciones judiciales "en las que ambas sedes judiciales  confirmaban   la veracidad  del contrato del que deriva la deuda ahora reclamada", afirma Confaes en un comunicado remitido anoche a los medios de comunicación.

 

 

Desde los servicios jurídicos de la patronal salmantina que se han hecho cargo de la reclamación se recuerda que, "de producirse una más que probable estimación de la demanda,  y ante una posible insolvencia de Aesco, la responsabilidad del pago de esta abultada deuda se dirigirá, como responsables solidarios y de acuerdo con la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación, frente a todos los miembros de la Junta Directiva de Aesco, desde el presidente, Benjamín Crespo, hasta el resto de miembros como el secretario general Emilio Checa, el tesorero Alfonso Barbero, y los vocales Yolanda Garcia, Javier Martín Loreto, Bienvenido Sanchez Marcos y Jesus Núñez Paniagua., y con carácter subsidiario frente a la totalidad de sus socios".

 

Los responsables de la situación actual de deuda, derivada del impago sistemático de Aesco de las aportaciones que tenía con la confederación como parte del acuerdo para gozar de la representatividad empresarial en el sector del comercio, así como por el uso de algunos servicios e instalaciones de la patronal salmantina en los últimos años, reconocieron ya en 2015  (el propio Benjamín Crespo lo hizo en una de sus últimas intervenciones en Confaes) la existencia de esa deuda, que ahora deberán esclarecer los tribunales.