Concentración de funcionarios en Topas tras el último apuñalamiento en una prisión
Cyl dots mini

Concentración de funcionarios en Topas tras el último apuñalamiento en una prisión

Concentración de funcionarios a la puerta de la cárcel de Topas.

Los funcionarios de Topas se concentran en protesta por la falta de seguridad y el centenar de plazas sin cubrir.

Funcionarios de la prisión salmantina de Topas han celebrado esta mañana una concentración de protesta por la situación que atraviesa el colectivo, así como de solidaridad con todos los compañeros afectados por el último capítulo de violencia en una prisión, en este caso, el apuñalamiento en Soto del Real.

 

Los sindicatos convocantes denuncian desde hace tiempo que el personal penitenciario está siendo objeto de innumerables agresiones en el interior de los Centros Penitenciarios, incrementándose de forma alarmante tanto su número como la gravedad de las mismas. Los sindicatos denuncian la brutalidad de la última agresión producida en el Centro Penitenciario de Madrid V (Soto del Real).

 

Este miércoles se produjo una nueva agresión a un trabajador de Instituciones Penitenciarias. Un interno del Centro Penitenciario de Soto del Real, que responde a las iniciales M.O.M, agredió de forma violenta a un funcionario propinándole tres puñaladas con un objeto punzante. Durante el transcurso de una llamada telefónica el interno manifiesta sentirse mal cayendo al suelo. Cuando los funcionarios acuden a socorrerlo el interno se levanta y comienza a agredir con un objeto punzante a un funcionario llegándole a propinar hasta tres puñaladas.

 

Por desgracia, según los sindicatos, esta agresión no es un hecho aislado y son ya más de 2.100 agresiones en los últimos 6 años y "la administración penitenciaria sigue sin tomar medidas para poner freno a las agresiones que sufrimos los trabajadores de Instituciones Penitenciarias".

 

Denuncian también "la acuciante falta de personal con más de 3.400 vacantes sin ocupar, redunda en una debilidad para la seguridad de todos los internos y trabajadores penitenciarios. Por lo que se hace imprescindible un incremento de plantilla y una mejora en la clasificación regimental de los reclusos". En el caso de Topas, se solicita que se cubran más de 120 plazas vacantes.