Con Silvia Domínguez la Supercopa de España se queda en casa

La capitana y Chrissy Givens se echan Perfumería Avenida a la espalda (61-55) en el momento más delicado ante un UniGirona que puso en serio peligro la séptima Supercopa. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (18+13+8+22): Adaora Elonu (6), Silvia Domínguez (13), Erika De Souza (13), Laura Gil (0) Chrissy Givens (12) -cinco inicial-, Laura Nicholls (10), María Asurmendi (5), Farhiya Abdi (0), Dandra Moss (2).

 

SPAR CITYLIFT UNIGIRONA (14+20+10+11): Nuria Martínez (5), M. Mendi (5), K. Alminaite (3), N. Romeo (10), S. Evans  (7) -cinco inicial-, Astou Traore (8), María Conde (0), Helema Oma (2), Nadia Colhado (12), R. Buch (5).

 

ÁRBITROS: Daniel Pazos Pazo y Jaime Gómez Luque

 

INCIDENCIAS: Partido disputado en el pabellón de Würzburg, lleno. Final de la Supercopa Dia. 

Da igual que sea septiembre, enero o abril, que sea un partido de Liga Regular o se dispute un título, la tensión en un duelo entre Perfumerías Avenida y UniGirona se nota incluso antes del pitido inicial por más que en el calentamiento de las azules predominaran las sonrisas frente a los rostros serios de su rival. Ninguna concesión desde el primer minuto es la máxima con la que ambos saltan siempre a la pista y el inicio de la Supercopa Dia no fue distinto. Para nada pilló de sorpresa el plantamiento de Ortega, con su equipo enfocado a asentar su juego sobre la defensa aunque especialmente pegajosa sobre Romeo y Nuria Martínez, las llamadas a dirigir el juego. 

 

Un planteamiento que generó problemas en sus primeros ataques en buena medida enjugados por un par de rebotes concedidos por Avenida en su aro y que las visitantes aprovecharon para responder a los primeros puntos de las azules de manera que la igualdad presidía el cuarto que entraba en sus últimos tres minutos con 13-12 para Avenida que a esas alturas ya había rotado a tres de sus titulares. Un triple de Asurmendi obligaba a Suris a pedir el primer tiempo porque además llegaba precedido de una recuperación de Avenida que no rebajaba la presión sobre la jugadora rival que subía el balón. 

 

Cuatro puntos alcanzaban las locales al acabar el cuarto, 18-14, aunque la impresión es que podía secar más aun a Girona con su defensa y ampliar la renta si encontraba más fluidez en algunas acciones ofensivas que se atascaron en la búsqueda del pase o en lanzamientos bajo aro errados cuando eran aparentemente fáciles.

 

La defensa, pero esta vez la de Girona, volvió a ser protagonista en el inicio del segundo cuarto y esa mejora atrás repercutió en su ataque porque hacer fallar Avenida permitía a las visitantes correr y evitar jugadas estáticas. Nuria Martínez, con seis puntos consecutivos, volvía a llevar la igualdad al luminoso, 22-21, y obligaba a Ortega a parar el partido y a meter en pista de nuevo a Elonu y Givens.

 

Duelo bajo el aro entre Erika De Souza y Kristina Alminaite (Foto: De la Peña)

 

A un triple de Silvia Domínguez respondió Traore en minutos de toma y daca en los que además Avenida se veía castigado por las faltas, 5-0 a tres del descanso, y los tiros libres de su rival, 29-29. Traore, con cinco punto seguidos, tiraba de su equipo que adquiría su primera renta, 29-34, en el momento más delicado para Avenida empeñado en meter balones dentro con demasiados brazos de por medio. Malos pases y pérdidas en el debe que cuando encontraba a Erika en el uno para uno era cuando mejor resolvía y así ganaba el descanso por debajo pero cerca, 31-34. 

 

Controlar el rebote en su aro -siete concesiones en el primer tiempo-, y minimizar pérdidas -12 en los 20 minutos-, eran factores claramente a mejorar, así como recuperar el mando en el 'tempo' del juego. 

 

A la vuelta de vestuarios fue Ortega el que situó a sus dos bases en la pista. Mando en plaza para Silvia Domínguez que fue la primera en sumar aunque la presión sobre ella  la movilidad de la defensa gerundense y la presencia de Alminaite y sus eternos brazos seguían generando muchas dificultades a un ataque al que le era muy difícil encontrar una mano con acierto desde el exterior.  Las interiores se cerraban cada vez sobre De Souza y encima algunos ataques bajo el aro se perdían en el limbo de manera que Girona seguía aumentando su ventaja de manera peligrosa, 34-42. 

 

La alerta roja se encendió con el +10 a favor del equipo de Girona y tras el tiempo muerto de Ortega la solución la volvió a traer Silvia Domínguez con un triple al que se sumaron dos puntos de Nicholls. Llovía un poco menos pero el agua seguía al cuello y el único camino posible pasaba por mejorar atrás para intentar correr y evitar problemas en el estático. El equipo aprovechó esa inercia y el empuje de Würzburg en el tramo final de cuarto para entrar en los minutos para la resolución del duelo con opciones de dar la vuelta la situación, 39-44, y todo después de haber anotado únicamente ocho puntos en esos diez minutos. 

 

Gil, en la lucha al rebote, y Givens acudieron a la llamada de la 'marea' que quería verse en partido hasta el final y con dos puntos de Nicholls volvió a ajutarse todo, 43-44, a 7'26" para el final. Ahora sí movía más y más rápido el balón Avenida. Buenos minutos de Asurmendi y Givens que volvía a elevar a Avenida por encima. El triple de Buch dejaba todo como en el pitido inicial, 49-49 a cinco del final. 

 

Al límite físico ya ambos equipos, al menos en sus piezas fundamentales, y en bonus ambos a tres del final era ya el momento para las acciones geniales. Silvia Domínguez se sacó una impresionante bajo la manga pero no acababa de lograr el equipo esos dos ataques buenos que le permitieran respirar. Uno arriba, uno abajo y la capitana y Givens tirando del carro para entrar, 57-54 en el último minuto. Un taponazo de Erika De Souza sobre Nuria Martínez y el acierto de la capitana desde el tiro libre permitieron mantener una ligerísima renta de no más de cuatro puntos para afrontar el último minuto. Con 58-55 y bola no se podía permitir un fallo Avenida que sobre la bocina encontró un triple de Laura Nicholls. Lloró la bola hasta que entró y ahí ya la grada supo que la Supercopa se quedaba en casa. 

Noticias relacionadas