"Con Sancho, Anna, SĂ­lvia, Alba y Marta pensĂŠ que era mi equipo"

 

La etiqueta de favorito al podio europeo estĂĄ pasando factura. Rusia, Francia y EspaĂąa ya inauguraron su casillero de derrotas en el Eurobasket contra equipos que a priori se preveĂ­an claramente inferiores. EspaĂąa se ha dado cuenta de que nadie regala nada y se ha puesto el mono de trabajo que aĂşn tenĂ­a doblado en la maleta. La consecuencia, una gran victoria que da moral y confianza al conjunto espaĂąol.

 

Con la defensa asfixiante ocasionando tiros incĂłmodos de las polacas, unido a la insistencia en meter balones interiores a Sancho Lyttle y a la fuerza psicolĂłgica en momentos clave, EspaĂąa encontrĂł esa identidad de la que comentĂĄbamos simpĂĄticamente que estaba de vacaciones. Por fin veo sonreir y disfrutar en la pista a nuestras campeonas.

 

El trĂ­o SĂ­lvia, Laia y Marta, intensificĂł la defensa espaĂąola. Alba siguiĂł con su buena racha y por fin Sancho se pudo meter de lleno en el campeonato.

 

Las polacas hicieron un muy buen scouting antes del encuentro; viendo la baja de nuestra mejor tiradora de tres, Amaya Valdemoro, impusieron una zona 2-3 protegiendo mĂĄs el juego interior y dieron espacio a las exteriores para que tiraran de fuera. Les fue bien durante prĂĄcticamente todo el encuentro hasta que surgiĂł la mano de Elisa Aguilar encestando triples, que a la postre fueron decisivos para la victoria final.

 

MĂŠrito tuvo la valentĂ­a de Marta Xargay arriesgando su tabique nasal al quitarse la mĂĄscara que la protegĂ­a. No fue por estĂŠtica (aunque doy fe de que es bastante presumida), sino porque con ella se limita la visibilidad, ademĂĄs de ser un tanto incĂłmoda.

 

No pasó desapercibida la actuación de Lucila Pascua, quien hizo un buen partido a pesar de apenas disputar minutos en partidos anteriores. Luci es una jugadora que –con confianza en sí misma– puede ayudar muchísimo a su equipo, como ha demostrado en esta y otras ocasiones.

 

Tengo que confesaros que, viendo el partido, tuve un “déjà vu” que sólo el color rojo me mantuvo en el presente, porque por unos momentos pensé que estaba viendo jugar a mi equipo, el de esta temporada vigente. En la pista estaban Sancho, Anna, Sílvia, Alba y Marta. Sin duda, ésta es una muestra de la gran temporada que hicimos.

 

Conociendo a las jugadoras, esta victoria –tal y como ha sido– será un bálsamo de confianza porque ellas saben que no están jugando al nivel que les corresponde y el ser favoritas mete más presión. Es más, nunca antes habían sido selladas con esta etiqueta para llegar a la final, algo que influye más de lo que la gente cree. Sin embargo, tras este envite, creo que España se quita peso de la mochila y ahora correrá más ligera.

 

Por Ăşltimo, y no podĂ­a dejarlo en el tintero, son los dos triples espectaculares desde el medio campo sobre la bocina en cada una de las dos partes que mi Ă­ntima amiga Laia Palau encestĂł. Por ello, y por todo, le dedico este cĂĄntico:

 

 ♫      Esa Laia, ÂĄCĂłmo mola! Se merece una ola      ♫

 

Besos

 

Isa SĂĄnchez