Con la sequía, cambia el cuento...