Con Franco a vueltas: de quita y pon como las calcomanías